•   PESHAWAR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Pakistan lanzó hoy una ofensiva terrestre y aérea contra el bastión de los talibanes en Waziristán del Sur, en la que ya murieron al menos cuatro soldados paquistaníes, indicó el general Athar Abbas. "El ejército ha lanzado una operación tras haber recibido órdenes del gobierno. La operación se inició temprano esta mañana. Efectivos aéreos y terrestres participan en ella", precisó Abbas.

Cuatro soldados paquistaníes resultaron muertos y otros 12 heridos durante estos enfrentamientos en Waziristán del Sur, uno de los bastiones de los talibanes al noroeste de Pakistán, indicó por otro lado un comunicado militar. "Los terroristas abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad en un puesto de control (...) y dos soldados cayeron como mártires, y otros cuatro resultaron heridos", precisa el texto.

La televisión paquistaní, citando a fuentes militares, indicó que la operación en Waziristán del Sur puede durar entre seis y ocho semanas, antes de la llegada del período invernal. Un toque de queda había sido impuesto en algunos sectores del Waziristán del Sur, de donde han huido unos 90.000 civiles desde comienzos de agosto.

Los talibanes, que en las últimas semanas han intensificado sus ataques, provocaron casi 2.300 muertos en poco más de dos años en este país musulmán que dispone de armas nucleares y que, en la región, es el principal aliado de Estados Unidos en su "guerra contra el terrorismo".

"Las tropas se dirigen hacia el territorio de los Mehsud (combatientes talibanes). Por el momento no se trata de la totalidad de nuestras tropas, sino de algunos elementos que deben instalar allí una cabeza de puente", declaró un alto responsable militar en el noroeste, que requirió el anonimato.

Fuerte resistencia de los rebeldes
Pero las tropas paquistaníes hallaban hoy fuerte resistencia de los rebeldes, que poseen armas pesadas, indicaron fuentes locales y militares. Los talibanes "están usando armas pesadas" contra las tropas, precisó una fuente que requirió el anonimato. "Las tropas están hallando resistencia" por parte de los talibanes, admitió otra fuente militar.

Desde junio, el gobierno había anunciado una gran ofensiva terrestre en este distrito tribal bastión de las tribus Mehsud, que componen el grueso de los combatientes del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP), principal responsable de la ola de atentados que azota al país. El jefe fundador del TTP, Baitulá Mehsud fue muerto por un avión sin piloto estadounidense en Waziristán del Sur, el 5 de agosto.

Para vengarlo, el TTP multiplicó ataques y atentados suicidas, que han dejado 178 muertos en los últimos 12 días llegando incluso al corazón mismo de la capital Islamabad. En tales circunstancias, el ejército y el gobierno acordaron precipitar la ofensiva terrestre, afirmó hoy la prensa paquistaní.

Los movimientos de tropas se producen en una zona de relieve extremadamente montañoso, bastión de miles de talibanes paquistaníes, afganos y combatientes extranjeros de Al Qaida muy aguerridos.

La operación contra el TTP debería implicar en tierra a unos 60.000 militares, miembros de fuerzas paramilitares y policías. El ataque debe ser rápido para terminarlo antes del invierno boreal, según una fuente militar. Sin embargo, según numerosos expertos, esta nueva ofensiva podría acabar en un desastre para tropas preparadas para una guerra convencional y no contra la guerrilla, y operando en una región en la que es extremadamente difícil movilizar blindados o artillería pesada.