•   COCHABAMBA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La VII Cumbre del ALBA, que reunió a nueve naciones de América Latina y el Caribe, concluyó ayer sábado con un acuerdo que podría conducir a un mecanismo de defensa común, y reiteró sus condenas al régimen de facto en Honduras y a las bases militares en Colombia.

Los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) aprobaron en su documento final la creación de un Comité Permanente del bloque que defina lo que llamaron una “estrategia de defensa integral conjunta”, sin precisar más sobre el alcance del acuerdo.

Sobre las bases militares de Estados Unidos en Colombia el plenario consideró que éstas “provocan desconfianza entre los pueblos, ponen en peligro la paz, amenazan la democracia y facilitan la injerencia hegemónica en el continente”.

Por ello, pidieron al Gobierno de Colombia “reconsiderar la instalación de dichas bases militares”.

¡Y dale con el Nobel!

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, convertido en el protagonista de la Cumbre, afirmó que Estados Unidos pretende hacer de Colombia “la Israel de América Latina”, por utilizar sus bases para uso militar, al tiempo que satirizó con el Nobel de la Paz otorgado al presidente norteamericano, Barack Obama.

“A la hermana Colombia pretenden convertirla en la Israel de América Latina; es la pretensión del imperio y una amenaza contra todos nosotros”, dijo Chávez en la deliberación televisada de la Cumbre del ALBA que concluyó ayer sábado en Cochabamba, centro de Bolivia. “Al Premio Nobel de la Paz hay que recordarle que está abriendo siete bases en Colombia”, acotó.

Chávez se opone rotundamente al uso de bases militares por parte de Estados Unidos, aunque Bogotá señala que la presencia norteamericana permitirá mejorar la lucha contra las drogas y el terrorismo.

Sobre la crisis política en Honduras, el ALBA determinó que “es fundamental impulsar una ofensiva diplomática y promover acciones contundentes para el restablecimiento pleno del orden constitucional” y reiteró este sábado no reconocer un proceso electoral que dirija el presidente de facto, Roberto Micheletti.

El viernes mandatarios de Bolivia, Cuba, Ecuador, Venezuela, Dominica, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas resolvieron por unanimidad “aplicar sanciones económicas y comerciales contra el régimen golpista” de Honduras que desplazó del poder en junio al presidente Manuel Zelaya.

Zelaya se encuentra refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde hace tres semanas.

De otro lado, el ALBA aprobó la firma del tratado constitutivo del Sucre, que busca sustituir al dólar en el intercambio entre los países miembro.