•   RIO DE JANEIRO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tras un fin de semana de violentos tiroteos entre narcotraficantes y policías en Rio de Janeiro, que dejaron 17 muertos, miles de efectivos buscaban restablecer hoy la seguridad y la imagen de la "ciudad maravillosa" que acogerá los Juegos Olímpicos de 2016. Cuatro mil quinientos policías adicionales, provenientes de varias unidades de la región metropolitana, fueron movilizados para devolver la calma en la zona norte de la "ciudad maravillosa", dominada por numerosas favelas sobre los morros.

Policías civiles y militares están asimismo en estado de alerta en sus cuarteles y todos los que estaban de vacaciones fueron movilizados. El gigantesco operativo se lanzó tras sangrientos enfrentamientos ayer entre narcotraficantes y policías, luego de que la policía lanzara un operativo en la favela "Morro dos Macacos" para controlar intensos tiroteos entre bandas rivales de narcotraficantes.

El comandante de la Policía Militarizada, PM, Sergio Duarte, había anunciado ayer que los tiroteos dejaron ocho heridos, de ellos seis policías, y doce muertos, de ellos dos policías que murieron quemados tras estrellarse el helicóptero en que viajaban y que había sido derribado por los narcotraficantes. Pero hoy se hallaron tres cuerpos de presuntos traficantes en la favela Sao Joao, mientras en la favela de Jacarezino nuevos combates entre policías y narcos dejaron dos muertos, según la policía, que también se incautó de 300 kg de marihuana.

Jornada violenta es portada de diarios
La jornada de terror vivida por los habitantes de los barrios populares de la zona norte, hoy fue portada de todos los diarios del país que titularon "Guerra en Rio" o "Jornada de terror en Rio". Esta escalada de violencia le viene mal a la imagen de Rio, designada el 2 de octubre sede de los Juego Olímpicos de 2016, y a dos semanas de una visita de una delegación del Comité Olímpico Internacional.

El ministro de Justicia, Tarso Genro, propuso a las autoridades de Rio el envío de la Fuerza Nacional, un cuerpo de élite del Ejército concebido para intervenir en situaciones excepcionales. La oferta fue rechazada por el gobernador del estado de Rio, Sergio Cabral. El ministro advirtió que esos enfrentamientos iban a continuar. "Hay territorios en Rio en los que la Policía entraba y salía, pero ahora esos territorios están ocupados por la Policía. Ciertamente tendrán lugar otros enfrentamientos, porque los traficantes no quieren ceder terreno", precisó Genro.

A partir del año pasado cinco favelas, la mayoría en la turística zona sur, fueron "pacificadas" con una policía comunitaria -especialmente formada con ese fin- que se quedó en forma permanente en la zona. Ese programa será extendido hasta 2016 a un centenar de esas favelas. Pero por el momento, esa pacificación tuvo por efecto que los narcotraficantes se fueran a otras favelas dominadas por facciones rivales, lo que provocó esta "guerra".

La violencia urbana es un problema endémico en Río, donde cerca de dos millones de personas, es decir un tercio de la población, viven en unas mil favelas (barrios pobres). Los crímenes dejan cerca de 6.000 víctimas por año en todo el estado de Rio de Janeiro, que tiene cerca de 14 millones de habitantes.