•   PESHAWAR / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los talibanes seguían ofreciendo ayer domingo una férrea resistencia al Ejército paquistaní, que intensificó la ofensiva lanzada el sábado en el distrito tribal de Waziristán del Sur, donde más de 100,000 personas han sido obligadas a desplazarse.

El Ejército reivindicó la muerte de 60 rebeldes islamistas en el segundo día de su ofensiva terrestre y aérea, donde participan cerca de 20,000 hombres en este distrito sumamente accidentado del noroeste de Pakistán.

“En el transcurso de las últimas 24 horas al menos 60 terroristas han muerto en la operación Rah-e-Nijat”, señaló un comunicado militar.

Seis soldados murieron desde el comienzo de la ofensiva, uno de ellos durante un ataque con cohetes lanzado por los talibanes contra la base militar de Razmak, según el Ejército.

Equipados con cohetes y armas pesadas, los combatientes islamistas han opuesto una férrea resistencia en la zona de Sharwangi, la primera en territorio de las tribus Mehsud, que componen el grueso de los combatientes del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP).

El Ejército paquistaní bombardeaba el domingo con artillería pesada las posiciones de los islamistas en el Waziristán del Sur, en su segundo día de gran ofensiva contra los talibanes aliados de Al Qaida en esta montañosa región del noroeste de Pakistán.

El Ejército consiguió apoderarse del poblado de Spinkai Raghzai e instalar un puesto avanzado cerca de Kotkai, la ciudad de la que es originario el jefe de los talibanes paquistaníes, Hakimulá Mehsud, afirmó un alto responsable.

Éxodo en Waziristán

Un toque de queda ilimitado fue impuesto en ciertos sectores del Waziristán del Sur, desde donde han huido más de 100,000 civiles.

“Hay otras personas que abandonan la región”, declaró el coronel Waseem Shahid. “Estimamos que otras 100,000 personas podrían ser desplazadas, es decir, un total de 150,000 a 200,000”, según dijo.

Desde junio, el gobierno había anunciado una gran ofensiva terrestre en ese distrito, bastión de las tribus Mehsud, cuyos hombres constituyen el grueso de los combatientes del Movimiento de los Talibanes del Pakistán (TTP), aliado de Al Qaida.

El TTP dispone de 20,000 a 25,000 combatientes en las zonas tribales, de los cuales entre 10,000 y 12,000 en Waziristán del Sur, apoyados por combatientes extranjeros árabes o llegados de Asia central, estiman los expertos.

Según un alto responsable militar, en la operación contra el TTP deben participar unos 60,000 militares en total.

Responsables militares aludieron a una duración de entre seis y ocho semanas para esta operación que debe terminar antes de las primeras nevadas.

Washington considera que Al Qaida ha reorganizado sus fuerzas en las zonas tribales paquistaníes fronterizas con Afganistán y con las bases de retaguardia de los talibanes afganos.

Los aviones sin piloto estadounidenses basados en Afganistán disparan a menudo misiles contra Al Qaida y los talibanes del noroeste de Pakistán.