•   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuba liberó a un preso político y excarceló a un empresario español en respuesta al canciller ibérico Miguel Ángel Moratinos, quien concluyó una visita a la isla en la que se comprometió a bregar en la Unión Europea, UE, por la derogación de la Posición Común sobre la isla.

Poco antes de que Moratinos aterrizara en Madrid, el preso político Nelson Aguiar, uno de los 75 disidentes encarcelados en 2003, fue liberado y el empresario español Pedro Hermosilla, detenido bajo cargo de cohecho, enviado a su casa a esperar el juicio. También Lázaro Angulo (ex preso político) y Elsa Morejón, esposa del reo Oscar Elías Biscet, recibieron permiso de la salida para viajar fuera de Cuba, lo que les había sido negado.

Esa fue la respuesta inmediata de Cuba a Moratinos, quien realizó una visita a Cuba de 48 horas en la que se entrevistó con su homólogo Bruno Rodríguez y fue recibido por el presidente Raúl Castro, con los cuales normalizó "todos los aspectos que quedaban todavía por cerrar en lo que es ya una relación intensa bilateral entre Cuba y España", señaló.

La Habana también accedió a enviar a su casa en espera de juicio al empresario español, Pedro Hermosilla, detenido hace varias semanas bajo cargos de cohecho. Hermosilla representa en la isla a la firma AGEM, de suministros médicos.

Esa "normalización", según el canciller, incluyó el caso de la expulsión de agentes de la inteligencia española en marzo, la intención de pago de 300 millones de dólares atrasados a unas 240 empresas españolas y la atención de la deuda externa, de unos 2000 millones.

Visita de Zapatero "sigue en pie"
Por su parte, Moratinos ofreció gestionar la derogación de la Posición Común cuando España ocupe la presidencia de la UE en el primer semestre de 2010 y establecer un mecanismo bilateral entre el bloque y la isla. Además reflotó el anunciado viaje del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero a Cuba, que "sigue en pie" y lo ubicó como probable en el segundo semestre del próximo año.

La Posición Común, adoptada en 1996 por la UE a instancias del gobierno conservador de José María Aznar, estipula que Cuba debe registrar avances en derechos humanos y democracia para poder recibir cooperación del bloque. La medida, considerada "un obstáculo" por La Habana para su normalizar sus relaciones con la UE, cuenta con partidarios de sostenerla dentro del bloque, Suecia entre ellos, y su posible derogación, que exige unanimidad de los 27, fue rechazada por el opositor Partido Popular, en España, y por la disidencia interna en la isla.

Cuba y España refuerzan relaciones bilaterales
Moratinos, que en su viaje anterior de 2007 restableció el diálogo político y la cooperación entre los dos países, tampoco se reunió esta vez con disidentes, alegando que "no he venido a Cuba a reunirme con un sector de la sociedad cubana en particular. He venido aquí para reforzar las relaciones bilaterales".

Diplomáticos españoles en La Habana dijeron que las liberaciones son "fruto de un diálogo de respeto" durante la visita del canciller, pero la disidencia interna, aunque celebró la liberación, consideró ultrajante el proceder. "Lo recibimos como una buena noticia (...) pero es algo casi obsceno, esto de regalar prisioneros, que además son inocentes, a dignatarios extranjeros como si fueran rehenes", declaró el activista opositor Elizardo Sánchez.

Por su parte, la opositora Miriam Leiva, esposa de Oscar Espinosa, uno de los 22 liberados de entre los 75 opositores presos desde 2003, estimó que "el gobierno de Cuba utiliza a los presos como rehenes para negociaciones con otros países. El señor Moratinos no debe verlo como una victoria, no ha logrado casi nada".