• DAKAR /AFP |
  • |
  • |
  • END

El caso de los 133.000 euros ofrecidos a un funcionario del FMI, el español Alex Segura, como “regalo de despedida”, desató un escándalo en Senegal, donde los medios y la sociedad civil denuncian una “trivialización de la corrupción” por parte del presidente Abdulaye Wade. “Wade, cajero automático del palacio”, tituló el viernes en primera plana el diario Le Quotidien.

A principios de la semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) explicó que uno de sus funcionarios había recibido de la presidencia senegalesa no menos de “100.000 euros y 50.000 dólares”. El presidente Wade confirmó al FMI que había “organizado la entrega” de ese dinero, el 25 de septiembre, al funcionario, que terminaba su misión en el país. El funcionario, el español Alex Segura, que criticó a menudo la gestión de los fondos públicos en Senegal, recibió como regalo, después de una cena con el presidente, una maleta, que resultó estar llena de billetes.