elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, autorizó hoy la salida de nuevos contingentes del ejército para que apoyen durante seis meses a la Policía, en los 19 municipios del país más afectados por la delincuencia. "He tomado la decisión de ampliar el apoyo que hasta ahora ha venido dando la Fuerza Armada a la Policía Nacional Civil, PNC. Ya tenemos antecedentes, desde el año 1994 se hizo uso de esta atribución y obligación presidencial en el uso excepcional de la Fuerza Armada", declaró Funes durante una rueda de prensa en la casa de gobierno.

Según el mandatario, entre 1.200 y 1.300 efectivos ya venían apoyando a la Policía, pero a partir del próximo viernes se "aumentarán significativamente" el número de efectivos militares y recursos que se pondrán a disposición de la PNC. "Esta disposición que he tomado entra en vigencia el próximo viernes y tendrá un plazo de 180 días contados a partir de la vigencia del plan. Transcurridos los 180 días deberé rendir un informe a la Asamblea Legislativa", comentó el mandatario.

Los 19 municipios y 28 zonas de "mayor incidencia delincuencial", donde Funes enviará las tropas correponden a los departamentos de Sonsonate y Santa Ana, en el oeste del país, La Libertad y San Salvador, en el centro y San Miguel en el este.

Por razones de seguridad, el mandatario precisó que no revelará el número de efectivos ni los municipios que entran en el plan de seguridad, pero adelantó que participarán en registros de personas y vehículos y procederán a la detención en caso de flagrancia. La misión de los soldados incluirá la seguridad perimetral externa de las cárceles y en los llamados "puntos ciegos" de la frontera.

A mediados de octubre, el ministro de la Defensa, general David Munguía, presentó a Funes un plan para sumar a las operaciones contra la delincuencia a 6.500 efectivos militares. El Salvador afronta un repunte de la violencia generada por la delincuencia común y la organizada en pandillas, que en octubre elevó de 12 a 14 el promedio de homicidios por día.