•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La resolución de la crisis hondureña pasa por un acuerdo interno, declaró hoy el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, en respuesta a una carta del depuesto presidente Manuel Zelaya en el que exige aclaraciones al gobierno estadounidense.

"Ya aclaramos nuestra posición sobre el presidente Zelaya y su restitución: creemos que debería ser reinstaurado" en el poder, aseveró Kelly en rueda de prensa al ser preguntado sobre la misiva. "Ahora este es un proceso hondureño que se inició con el acuerdo del pasado fin de semana", añadió. "Estamos comprometidos con el acuerdo, con su implementación", insistió.

En una misiva dirigida a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, Zelaya pidió aclarar si la posición de su país frente al acuerdo firmado el pasado viernes había cambiado. La carta pide a Clinton que "aclare al pueblo hondureño si la posición de su país ha sido modificada o cambiada sobre la condena al golpe de Estado en Honduras".

El acuerdo deja al Congreso hondureño la potestad de restituir a Zelaya, pero no precisa cuándo ni qué pasaría en caso de que la mayoría de los 128 diputados votaran en contra de su regreso al poder, del que le sacaron los militares el 28 de junio, con la aprobación casi unánime del Legislativo. Antes de someter a votación el regreso de Zelaya, el Congreso esperará el parecer de la Corte Suprema de Justicia y de otras tres instituciones, para lo que tampoco hay plazos.

Denuncian tácticas dilatorias en OEA
Zelaya denunció estas acciones como dilatorias, para postergar su regreso al poder, que pretende suceda "mucho antes" del 29 de noviembre, fecha de los comicios presidenciales, para legitimar el proceso. De lo contrario, dos de los seis candidatos y el movimiento Resistencia contra el golpe han prometido boicotearlo.

Asimismo, los representantes de Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua en la OEA denunciaron "tácticas dilatorias" del gobierno de facto de Honduras y advirtieron que no legitimarán las elecciones del 29 de noviembre si antes no es restituido Zelaya. Las fuerzas de seguridad hondureñas aseguraron hoy que destinarán a 34.000 efectivos, entre el ejército y la policía, para garantizar la seguridad de los comicios.

Según el acuerdo alcanzado el pasado viernes, mañana debería quedar constituido el gobierno de unidad nacional, lo que parece imposible dada la falta de tiempo. Micheletti envió ayer una carta a Zelaya pidiéndole diez nombres para formar el gobierno de unidad nacional, pero el mandatario constitucional, que considera que debe presidir dicho gobierno, fustigó a su compañero del Partido Liberal, PL, y rival y tildó su solicitud de "agresión".

Es "una agresión, una ofensa del punto de vista de que en el acuerdo no se establece en esa forma" la integración del gobierno de unidad y conciliación, precisó anoche Zelaya al Canal 11 de la televisión local. "Es un acto irreflexivo estar pidiendo esto antes que lo solicite la Comisión de Verificación" que quedó establecida ayer, señaló Zelaya, refugiado en la embajada de Brasil desde el pasado 21 de septiembre.

Comisión de Verificación inicia sus gestiones
Mientras se despeja la incógnita, la Comisión de Verificación empezaba a trabajar para tratar de conseguir que se cumpla el acuerdo. "Ojalá podamos poner todos los esfuerzos para sacar adelante el acuerdo que se ha suscrito por los hondureños y hondureñas" y "trabajar en pro de la reconciliación, del entendimiento de todos los sectores", manifestó el ex presidente chileno, Ricardo Lagos, que junto a la secretaria de Trabajo estadounidense, Hilda Solís, integra la comisión supervisada por la Organización de Estados Americanos, OEA.

Los otros dos miembros de dicha Comisión, encargada de velar por el cumplimiento del acuerdo, son Jorge Arturo Reina, en representación de Zelaya, y Arturo Corrales por el gobierno de facto.