•   FORT HOOD  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades estadounidenses investigaban ayer que llevó a un comandante del Ejército y psiquiatra musulmán a perpetrar un sangriento tiroteo, que dejó 13 muertos y 30 heridos en Fort Hood, Texas, la mayor base militar norteamericana y del mundo. Un portavoz militar elevó ayer a 13 el balance de muertos e indicó que 30 personas están heridas, sin dar más detalles sobre el trágico ataque ayer en el Centro de Preparación de Soldados de la base militar texana, donde los soldados son sometidos a revisiones médicas antes de partir en misión a Irak o Afganistán .

El autor de la masacre es el comandante Nidal Malik Hasan, un musulmán de 39 años de origen palestino, psiquiatra especializado en estrés postraumático, que actuó solo y está hospitalizado en condición estable, señaló anoche el jefe de la base militar en Texas, general Bob Cone.

Según el Ejército, Hasan empezó a disparar hacia las 13H30 locales (19H30 GMT) del jueves con dos armas cortas semiautomáticas en la base militar, que es del tamaño de la ciudad de Nueva York y tiene cerca de 50.000 soldados. El Pentágono difundió imágenes de heridos siendo evacuados en camillas y atendidos en ambulancias, mientras que comandos élite con perros rodeaban un edificio.

El general Bob Cone no descarta la hipótesis de un acto terrorista. Sin embargo, "los elementos con los que contamos no se orientan en esa dirección", precisó. Testigos dijeron haber oído a Hasan gritar en árabe: "Allah Akbar" ("Dios -Alá- es el más grande") en el momento en que abrió fuego contra sus camaradas. "Testigos presenciales dijeron haber oído algo así", sostuvo el general Cone.

Además, un foro islamista publicó un video que elogia la operación "yihadista" de Hasan, según el centro estadounidense de vigilancia de páginas islamitas SITE. El sitio dice que el comandante Hasan "hizo la yihad en esta base y mató no menos de 13 cruzados extranjeros" y "sembró el terror y el caos en las filas del enemigo", agregó.

El departamento de Seguridad Interior, a cargo de la lucha contra el terrorismo, indicó que aún era demasiado pronto para determinar el móvil y que se está investigando. El propio presidente Barack Obama llamó a no sacar conclusiones apresuradas.

Tirador musulmán, víctima de acoso
Mientras, un primo del autor aseguró a la televisión que éste se sentía acosado debido a su origen musulmán. "Era víctima de acoso por parte de sus compañeros" en el ejército, declaró Nader Hasan, explicando que su primo nació en Estados Unidos, de padres palestinos. El militar había contratado a un abogado para retirarse del ejército "pero había llegado al límite de sus posibilidades", declaró Nader Hasan. Además, se acababa de enterar de que iba a "ser desplegado" en Irak, agregó.

El ejército estadounidense declaró hoy tener como política el ser "particularmente cuidadoso de que todos sus integrantes sean tratados con dignidad y respeto". Al enterarse de que el tirador era musulmán, una de las principales asociaciones musulmano-estadounidenses, Cair, condenó la masacre. "Ninguna ideología política o religiosa pueden justificar o excusar tal violencia gratuita y ciega", afirmó en un comunicado.

Obama -que hoy ordenó poner las banderas estadounidenses a media asta- habló en directo desde la Casa Blanca. "Ver caer a esos bravos estadounidense en el campo de batalla en el extranjero ya es bastante difícil. Verlos tomados por blancos en una base militar y en suelo estadounidense es aterrador", afirmó. Obama irá al funeral de los 13 muertos, dijo la Casa Blanca. Mientras, el Congreso estadounidense guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas. Tras el hecho, el ejército ordenó aumentar la seguridad de las bases de todo el país.

Un muerto a disparos en Orlando
Paralelamente, una persona hizo disparos hoy en el complejo Gateway Center en el centro de Orlando, próximo al Lago Ivanhoe, dejando al menos un muerto y cinco heridos.  Un portavoz de los bomberos había informado previamente a la sobre dos muertos y 6 heridos. "Tenemos un muerto confirmado", afirmó el jefe de policía de Orlando, Val Demings, revisando a la baja la información previa.

"El atacante fue detenido de manera que la comunidad está a salvo", agregó por su parte el alcalde de Orlando, Buddy Dyer, en diálogo con la prensa. Equipos especiales SWAT de la Policía habían rodeado la zona y lanzado una intensa búsqueda del atacante que dio resultado rápidamente.

El detenido, considerado responsable de los disparos, es Jason Rodríguez, de 40 años, quien huyó del lugar en un vehículo y se refugiaba en casa de su madre cuando fue apresado, indicaron noticieros de la televisión local.