elnuevodiario.com.ni
  •   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El sacerdote salvadoreño Andrés Tamayo dejó ayer lunes la embajada de Brasil, donde acompañaba al depuesto presidente Manuel Zelaya desde el 21 de septiembre, con la intención de regresar a su país, informó la policía.

“El padre Andrés Tamayo fue llevado por el cónsul de El Salvador, Nelson Cardoza, al consulado” de ese país, indicó el portavoz policial Orlin Cerrato, en declaraciones a la estación local radio América.

Tamayo prevé dirigirse hacia su país para atender un asunto familiar, confirmaron fuentes de su entorno a la AFP.

Zelaya había otorgado a Tamayo la nacionalidad hondureña, pero el gobierno de facto de Roberto Micheletti le retiró la carta por su participación en el movimiento afín al presidente depuesto.

Cerrato dijo que el religioso “fue custodiado” por el cónsul. La Policía “es respetuosa, aunque nos mantenemos expectantes para ver qué decisión toma la Dirección de Migración y Extranjería”.

El sacerdote, que se desempeñaba como párroco de Salamá, en el departamento de Olancho, este del país, donde emprendió una lucha en defensa del ambiente por más de veinte años, ingresó a la embajada de Brasil junto a Zelaya el 21 de septiembre, donde impartía misa todos los domingos.

Zelaya regresó clandestinamente al país, luego de ser expulsado tras el golpe de Estado del 28 de junio, después de que las autoridades le bloquearon el regreso dos veces, pese a que los tribunales dictaron una orden de captura por delitos de traición a la patria al pretender cambiar la constitución.