elnuevodiario.com.ni
  •   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán afirmó hoy que planeaba construir diez nuevas plantas de enriquecimiento de uranio y enriquecer este material a 20%, lo que ha suscitado una fuerte inquietud en la comunidad internacional. Estos anuncios llegan dos días después de la resolución adoptada el viernes por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), que condena el polémico programa nuclear de Teherán.

El gobierno del presidente iraní Mahmud Ahmadinejad ordenó hoy poner en marcha las obras de construcción de cinco sitios ya seleccionados para plantas de enriquecimiento y buscar lugar para otras tantas, según medios de comunicación oficiales.

Irán proyecta producir 20.000 megavatios de energía nuclear generada gracias a estas nuevas plantas, del mismo tamaño que la de Natanz (centro). "Para producir 20.000 megavatios necesitaríamos 500.000 centrifugadoras con la capacidad actual. Pero hemos concebido nuevas centrifugadoras con una capacidad superior", informó Ahmadinejad. "Debemos alcanzar el nivel para producir entre 250 y 300 toneladas de combustible por año en el país", añadió.

El jefe de la Agencia iraní de energía atómica, Ali Akbar Salehi, afirmó que esta decisión era "una respuesta firme a la medida escandalosa del 5+1 (seis grandes potencias) durante la última reunión de la AIEA". Cada planta podrá "producir combustible para una central nuclear comparable a la de Bucher", precisó, refiriéndose a la de 1.000 megavatios que se está construyendo en el sur del país. Añadió que serían construidas "en el corazón de las montañas" y "en varios lugares de Irán (...) para tomar en consideración su seguridad en caso de ataque".

EU e Israel no descartan una acción militar
Desde el comienzo de la crisis, Estados Unidos e Israel no han descartado la posibilidad de una acción militar contra Teherán. En el parlamento, la mayoría de los diputados firmó una carta pidiendo al Gobierno "un plan rápido para reducir el nivel de cooperación" con la AIEA. La resolución de la AEIA exige sobre todo la "suspensión de la construcción de la nueva instalación de enriquecimiento de uranio de Fordo (centro), cuya existencia fue revelada en septiembre pasado.

En su carta, los diputados acusan a la AIEA de aplicar una política de doble rasero y al presidente estadounidense, Barack Obama, de "seguir el mismo camino" que su predecesor George W. Bush. La resolución de la AIEA es consecutiva al rechazo iraní de un proyecto que le proponía intercambiar uranio poco enriquecido (3,5%) contra combustible nuclear (uranio enriquecido a 20%) para su reactor de investigación de Teherán.

El uranio iraní sería enviado a Rusia y luego a Francia, que entre los dos lo convertirían en combustible. Pero Teherán quiere garantías y pide un intercambio simultáneo en su territorio, a lo que se negó la AIEA.

Hoy, Ahmadinejad también anunció que su país estudiaría el miércoles "la posibilidad de producir uranio enriquecido a 20%". La Casa Blanca reaccionó a los anuncios de Teherán diciendo que "el tiempo apremia para que Irán responda a la inquietud creciente de la comunidad internacional".

Berlín y Londres expresaron su "preocupación" y lo instaron a cumplir sus obligaciones. Los países occidentales sospechan que Irán oculta un programa nuclear militar, algo que Teherán desmiente rotundamente diciendo que es puramente civil.