•   MIAMI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de hondureños votaron hoy en varias ciudades de Estados Unidos con la esperanza de ver una salida a la crisis en su país tras las controversiales elecciones para presidente, que Washington manifestó que reconocerá si se dan claras muestras de transparencia.

En Miami, donde se concentraba el mayor número de votantes, hubo baja participación y quejas de muchos por no figurar en las listas de votación, aunque no se produjeron manifestaciones de rechazo al comicio convocado por el gobierno de facto hondureño, como sí las hubo en Washington. Frente al centro de votación que se instaló en el club polaco-estadounidense de Miami, cientos de partidarios del liberal Elvin Santos y del nacionalista Porfirio Lobo cantaron y vivaron a los candidatos, levantando sus fotos y banderas de Honduras.

Las elecciones convocadas por el gobierno de facto hondureño para superar la crisis que se desató cinco meses atrás con el golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya, no serán reconocidas por varios países de América Latina. En cambio, el gobierno estadounidense del presidente Barack Obama dejó entrever que daría su apoyo al nuevo gobierno hondureño si las elecciones se realizan con total transparencia.

La congresista estadounidense Ileana Ros-Lehtinen (republicana por Florida) visitó el centro de votación de Miami y confió en que los países de la región apoyen al presidente hondureño que surja de las urnas. "Muchos presidentes latinoamericanos poco a poco se darán cuenta que si las elecciones son transparentes deben reconocer al nuevo presidente hondureño", señaló. La congresista informó que se reunirá el martes en Washington con la secretaria de Estado Hillary Clinton y le pedirá que la Casa Blanca reintegre a Honduras las ayudas que se suspendieron tras la destitución de Zelaya, "especialmente lo destinado al combate a las drogas", indicó Ros-Lehtinen.

De unos 60.000 hondureños que residen en el area de Miami, "sólo 4.800 se inscribieron para votar", precisó Francisco Portillo, dirigente de la Unidad Hondureña Francisco Morazán, una de las entidades que intervino en la organización y observación del comicio en Miami. "Miami tiene el mayor número de hondureños registrados para votar", comentó Portillo.

Además de esta ciudad, los hondureños de Estados Unidos pudieron votar en Nueva York, Washington, Los Angeles, Nueva Orleans y Houston. En Washington, el comicio se desarrolló en una iglesia del barrio Columbia Heights, donde residen muchos latinos. Allí se reunieron decenas de hondureños y protestaron pacíficamente en rechazo a la votación, exhibiendo pancartas en las que se podía leer, en español o en inglés: "Estas elecciones legitiman el golpe de Estado". Hubo un momento de cierta tensión entre miembros de "Hondureños por la Democracia", un grupo de apoyo a Zelaya, y otros que acudían a votar y los hostigaron con gritos como "vendepatrias" o "chavistas".

Eduardo Santos, un joven de 21 años, pudo votar a pesar de problemas iniciales con su registro en el padrón electoral. "Quizás esto (los comicios) traiga una solución a la crisis en nuestro país", consideró.

El vicesecretario adjunto para América Latina, Craig Kelly, acudió al centro de voto para supervisar el buen desarrollo de la jornada, explicó el Departamento de Estado en un mensaje electrónico.