•   BOGOTÁ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El cardenal de la Iglesia Católica colombiana Darío Castrillón, autorizado por el presidente Álvaro Uribe, anunció ayer domingo que busca reunirse próximamente con el jefe de la guerrilla de las FARC, ‘Alfonso Cano’, en algún lugar seguro.

Castrillón estimó que es inminente el contacto con Cano, líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) --la principal guerrilla del país, con entre 6,000 y 10,000 combatientes--, contra la cual el presidente Uribe ha enfocado principalmente toda la acción armada del Estado.

“Hemos planteado la posibilidad de tener un encuentro en un sitio donde pueda haber seguridad total”, declaró el prelado católico al diario El Tiempo de Bogotá, sin precisar si la reunión con el jefe de las FARC sería en Colombia o en el exterior.

Según Castrillón, cuenta para ese encuentro con el aval del presidente Uribe, quien, desde que llegó por primera vez al poder, en agosto de 2002, prometió derrotar por la vía militar a las FARC, con las que hasta la fecha no ha realizado ninguna gestión de diálogo.

El cardenal atribuyó esa nueva disposición de Uribe a que el país está viviendo “un momento distinto”.

Según Castrillón, el presidente Uribe --quien podría continuar en el gobierno cuatro años más si logra acceder a una segunda reelección-- “está abierto a considerar opciones” con las FARC.

Hasta ahora, las FARC también han rechazado públicamente un diálogo con Uribe, a quien acusan de “paramilitar”.

El gobierno de Uribe propinó golpes militares sin precedentes a las FARC, entre ellos, la muerte a su segundo jefe, ‘Raúl Reyes’, y con el rescate de un grupo de secuestrados, entre quienes estaban la colombo-francesa Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.