•   CIUDAD DEL VATICANO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Benedicto XVI recibió hoy en el Vaticano al presidente de Perú, Alan García, quien explicó su programa de desarme para América Latina frente a los temores de una carrera armamentista en el continente. "Le he expuesto nuestra teoría de lograr mediante el límite de compras de armas, asegurar una unión sudamericana sin desconfianzas, sin conflictos y que asegure más recursos para la pobreza", explicó a la prensa el mandatario peruano al término del encuentro en el Vaticano.

García, quien conversó con el Papa durante media hora en su estudio privado, cuenta con el apoyo de la iglesia católica para su iniciativa de un pacto de no agresión militar en Sudamérica, el que presentará también en la cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno que se abrió ayer en Portugal. "Con el Papa hablamos de medio ambiente y de la próxima cita de Copenhague y le he expuesto mi tesis: menos armas y más defensa del medio ambiente, esa debe ser una consigna", dijo.

El mandatario sudamericano, quien estuvo acompañado por un intérprete, presentó al término de la audiencia, más larga de lo habitual, a la delegación de seis personas que lo acompañaba presidida por el canciller, José Antonio García Belaunde y el ministro de Defensa, Rafael Rey. El encuentro permitió "un intercambio fructuoso de opiniones sobre temas concernientes a la actual situación internacional, especialmente en la región", indicó en un comunicado el Vaticano.

Se trata de la primera visita de Alan García a Benedicto XVI, a quien habló también del "programa del gobierno peruano para erradicar la pobreza, la promoción del Estado de derecho, la salvaguardia del ambiente, así como la colaboración entre Estado e Iglesia", precisó la Santa Sede. "Hemos recogido el concepto de la encíclica del Papa 'Caritas in Veritate' para planteárselo a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), según el cual si se quiere ser una unión se deben delimitar los gastos bélicos", explicó por su parte el presidente peruano.

"Estoy seguro de que a través de la Iglesia vamos a tener un poderoso impulso que le diga a los políticos y enseñe a los pueblos que si se quiere erradicar la pobreza no hay que derrochar el dinero comprando submarinos atómicos. ¿Cómo se les ocurre? ¡Armarse unos contra otros y llamándose a la vez hermanos! Hay que terminar con ese doble discurso", clamó.

Según las cifras del presidente peruano, anualmente se dedican "hasta 400.000 millones de dólares en gastos militares", un gasto que le resulta excesivo ante las necesidades del planeta. "Con una simple reducción de la tercera parte tendríamos más de 130.000 millones de dólares para reforestar el mundo, para defender la Amazonía, para preparar a los países más amenazados por el cambio climático y para hacer los gastos necesarios para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero", aseguró.

La propuesta de García fue presentada a mediados de septiembre ante los cancilleres y ministros de Defensa de Unasur y ahora ante el pontífice alemán, particularmente sensible a esos temas. García no abordó con el pontífice el delicado tema de la demanda peruana contra Chile en la Corte de la Haya sobre una controversia marítima.

El presidente García, de 60 años y divorciado, quien conoció a Benedicto XVI hace más de 20 años en Perú cuando era el cardenal Joseph Ratzinger, le regaló al Papa una bufanda de vicuña de color avellana. "Para cuando hace frío en Roma", le manifestó. El pontífice le dio a su la tradicional medalla en oro del pontificado.