•   BUENOS AIRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos hombres reclamaban hoy dentro de un Registro Civil en Buenos Aires que se cumpla la orden de una jueza que autorizó su matrimonio, el primero de carácter gay en América latina, y que se ignore la decisión de otra magistrada que dispuso suspender la ceremonia. "Vamos a estar aquí para casarnos. El fallo que nos habilita (una magistrada en lo Contencioso Administrativo) no da lugar a contradicciones. Tenemos todos los derechos. Señor alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, cumpla con la ley", declaró en un discurso uno de los novios, Alex Freyre, de 39 años.

La ceremonia no se realizaba, lo que desató la protesta de los novios, apoyados por decenas de militantes de organizaciones de gays y lesbianas, legisladores, funcionarios y Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora. Freyre había conseguido permiso de la jueza Gabriela Seijas para casarse con José María Di Bello, de 41 años, pero la magistrada en lo Civil Martha Gómez Alsina dispuso postergar la boda y la alcaldía de la capital argentina acataba este dictamen.

El mensaje de Freyre fue saludado con aplausos y vítores por decenas de personas que respaldan el casamiento entre personas del mismo sexo. "No queremos que nuestro amor sea el único, sino que todas las personas que se aman tengan los mismos derechos. Señor jefe de gobierno (Macri) usted tomó una decisión días atrás. Le pedimos que mantenga esa coherencia y haga respetar la institucionalidad", señaló Di Bello, ovacionado por los presentes.

Macri había dado luz verde a la ceremonia, lo que fue duramente criticado por el cardenal primado Jorge Bergoglio por la oposición histórica de la mayoritaria Iglesia Católica al matrimonio entre homosexuales.

El argumento de la jueza Gómez Alsina para suspender la boda fue que primero se debe resolver la cuestión de fondo, es decir si es constitucional o no el casamiento entre personas de igual sexo, decisión que en Argentina sólo puede recaer finalmente en manos de la Corte Suprema. "La Corte va a resolver sobre la cuestión que se plantea porque ya tiene planteado un caso, que no es el de estos dos muchachos", afirmó Carlos Fayt, uno de los nueve jueces de la Corte, el mayor tribunal del país.

María Rachid, de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT), presente en el Registro Civil, reveló a la prensa que la jueza Seijas le comunicó personalmente la decisión de ignorar el fallo de su colega Gómez Alsina y proceder a la unión civil de los novios, que seguían esperando que llegaran los empleados del Registro para casarse.