elnuevodiario.com.ni
  •   PARIS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El periodista iraquí Muntazer Al Zaidi, que en diciembre de 2008 se hizo famoso tras lanzar sus zapatos contra el presidente estadounidense George W. Bush por lo que fue condenado a tres años de cárcel, fue blanco ayer martes en París de un gesto similar de parte de un compatriota.

Un individuo que se presentó como periodista en plena rueda de prensa de Muntazer al Zaidi en París, le arrojó con fuerza uno de sus zapatos mientras exclamaba en árabe “He aquí otro zapato para ti”.

En medio del revuelo provocado por ese hombre, que según allegados a Al Zaidi es un iraquí refugiado en Francia, varios de los presentes explicaron que antes de arrojarle el zapato, el individuo defendió la invasión estadounidense de Irak, lanzada en 2003 por el entonces presidente George W. Bush.

Tras ser contenido por varios de los presentes, entre éstos el hermano de Al Zaidi, el presunto periodista fue retirado de la sala.

“Utilicé ese medio contra la ocupación y no contra un compatriota”, reaccionó Muntazer al Zaidi, que el 14 de diciembre de 2008 se hizo famoso, y para muchos se convirtió en un héroe, tras arrojarle dos zapatos a Bush en rueda de prensa en Bagdad junto al primer ministro iraquí Nuri al Maliki, mientras le gritaba “Este es el beso del adiós, perro”.

En el mundo árabe, mostrar la suela de los zapatos es un gesto de desprecio.

Pasó nueve meses en prisión
Al Zaidi fue condenado a tres años de cárcel por “agresión contra un jefe de Estado extranjero”, pero la pena fue reducida a un año de prisión y por buena conducta y por no tener antecedentes cumplió finalmente nueve meses de prisión.

Oriundo de la ciudad chiita de Nassiriya, 350 km al sur de Bagdad, Al Zaidi, de 30 años, vivía en Bagdad con sus hermanos y trabajaba para la cadena de televisión Al Bagdadía.

Después de su liberación y por temor a su seguridad, se refugió en el Líbano, pero el martes anunció que regresará a Irak.

“Mi trabajo será en Irak”, afirmó. “Mi deber es protestar ante el mundo por lo que pasa en mi país” sostuvo, antes de reivindicar el derecho de resistencia.

“Hubo resistencia en muchos países. En Francia, en América Latina, y el símbolo sigue vivo hasta hoy”, sostuvo Al Zaidi que se preguntó “¿Por qué cuando se combate la ocupación que continúa en mi país, esto molesta?”.

“El mundo no tiene que olvidar nunca los crímenes cometidos en Irak y la cantidad enorme de víctimas: más de un millón de mártires, más de cinco millones de huérfanos y un millón de viudas y más de tres millones de desplazados”, afirmó.

Bush, criminal de Guerra
Consideró que Bush, que dejó la Casa Blanca en enero de 2009, debería ser juzgado “como criminal por un tribunal de guerra”.

Al Zaidi creó hace poco una fundación humanitaria en Suiza destinada a ayudar a los huérfanos y viudas de su país.

El periodista llegó a París procedente de Ginebra donde dijo que se está sometiendo a “tratamiento médico” a raíz “de las torturas” sufridas durante los primeros tres días de su detención en Bagdad. Explicó que tenía varios dientes rotos y además sufre de problemas de estómago y de espalda además de una “fractura en la nariz y en el pie”.

Al Zaidi, que tras su gesto recibió muchas propuestas comerciales y también de matrimonio, sostuvo que “haría lo mismo si el tiempo volviera atrás” porque “antes de ser periodista, soy un ser humano”.

¿Le arrojaría sus zapatos a Barack Obama?, fue la pregunta.
“Ellos ocupan mi país. Lo haría cualquiera sea su país, su color de piel o su religión. Si Francia fuera ocupada, ¿los recibirían con rosas?”, respondió Muntazer Al Zaidi.