•   MOSCÚ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los presidentes ruso y estadounidense Dimitri Medvedev y Barack Obama se comprometieron hoy a concluir "lo más rápido posible" un acuerdo sobre desarme nuclear, asegurando mantenerse "fieles a los principios" del tratado de reducción de armas estratégicas, START 1, que expira mañana. "Expresamos nuestro compromiso de seguir trabajando juntos en el espíritu del tratado START 1 después de su expiración y tenemos la firme intención de asegurar que un nuevo tratado sobre las armas estratégicas entre en vigencia lo antes posible", destacaron Medveded y Obama en una breve declaración conjunta.

Hoy, durante una conversación telefónica, los dos presidentes se "pusieron de acuerdo para dar un nuevo impulso a las conversaciones (ruso-estadounidenses) en Ginebra, en la perspectiva de llegar próximamente a un acuerdo". Estos anuncios dados a conocer por el Kremlin se producen a unas horas de la expiración del tratado START 1, que data de la Guerra Fría. El que lo reemplazará simbolizará la reactivación de las relaciones ruso-estadounidenses, que se habían degradado considerablemente en los últimos meses de la presidencia de George W. Bush.

El nuevo acuerdo será "firmado en cuanto esté listo, y eso no debería durar mucho tiempo", estimó por su parte el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, al ser interrogado en Bruselas al margen de una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de los países de la OTAN. Pocas horas antes, el canciller ruso había indicado que "los esfuerzos intensos para la firma de un acuerdo bilateral para nuevas reducciones y limitaciones de armas estratégicas, jurídicamente coercitivo, llegaban a su fin".

Mientras tanto, las delegaciones rusa y estadounidense que negocian desde hace más de seis meses en Ginebra prolongarán sus consultas más allá del 5 de diciembre, cuando expira el tratado START 1, firmado en 1991, según una fuente del ministerio, citado por las agencias rusas. "No se excluye que las negociaciones duren aún algunos días", precisó la fuente.

El lunes, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkov, se entrevistará en Moscú con la subsecretaria de Estado estadounidense, Ellen Tauscher, para una "reunión de trabajo sobre el control de los armamentos y la seguridad internacional", agregó esta fuente.

Medvedev y Obama habían encargado a sus delegaciones que llegasen a un nuevo acuerdo antes del 5 de diciembre, pero las negociaciones resultaron ser más difíciles de lo previsto.

El portavoz de la diplomacia estadounidense, Ian Kelly, había sugerido el lunes que sería difícil lograr a un compromiso antes de mañana. Estados Unidos "espera un proyecto de acuerdo a fines de diciembre", había dicho. Mientras tanto, busca una solución con Rusia para seguir garantizando la parte fundamental de los controles y verificaciones entre la expiración de START 1 y la entrada en vigencia de un nuevo tratado.

Los 20 inspectores estadounidenses en misión en Rusia en el marco de START 1 partieron hoy de la planta de Votkinsk (580 km al este de Moscú), donde se fabrican armas estratégicas como los misiles Bulava y Topol, indicó un portavoz de la embajada de Estados Unidos en Moscú. A pesar de todo, Moscú y Washington manifiestan su optimismo desde la cumbre Medvedev-Obama de julio en la capital rusa.

En esa oportunidad se establecieron dos objetivos: disminuir entre 1.500 y 1.675 el número de cabezas nucleares (contra 2.200 como máximo actualmente), y reducir entre 500 y 1.100 los vectores nucleares (misiles intercontinentales, submarinos y bombarderos estratégicos).