•   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El proceso electoral de Bolivia se realiza en un clima de "tranquilidad", afirmó hoy el jefe de la misión de observadores de la OEA, Horacio Serpa, tras una reunión con el presidente boliviano, Evo Morales, quien aspira a la reelección. "En el último tiempo registramos con satisfacción un clima de tranquilidad en el país, manifestamos que estamos confiados que el proceso de mañana (domingo) va a realizarse transparentemente, democráticamente", afirmó el colombiano Serpa, en contacto con la prensa local.

El representante de la Organización de Estados Americanos y cerca de una docena de delegados se reunieron esta mañana con Morales, en el Palacio presidencial, en la sede de Gobierno. Serpa acotó que "hay menos tensiones que en otras épocas y que aún cuando todo episodio violento es condenable y lo vemos nosotros así, en general este es un proceso electoral pacífico", en referencia a algunos hechos de violencia aislados que se presentaron los últimos días.

La OEA desplegó un centenar de observadores de diferentes nacionalidades por todo el territorio boliviano para las elecciones del domingo, en las que los sondeos anticipan la reelección del presidente Morales para el período 2010-2015.

La Corte Nacional Electoral (CNE) de Bolivia anunció que reforzó su sistema de seguridad informática ante denuncias de posible fraude y garantizó hoy "la realización transparente y segura" de las elecciones generales del domingo.

Las medidas de seguridad fueron tomadas luego de que el Gobierno entregara al tribunal electoral la transcripción de un registro de audio "en el que dos personas conversan sobre una supuesta manipulación informática para aumentar el caudal electoral de un presunto candidato", según un boletín de la CNE. El ministro del ramo, Alfredo Rada, señaló ayer que el Gobierno sospecha que la persona que en la grabación ofrece 150.000 dólares a cambio de subirle el caudal de votos hasta un 21% es el candidato derechista Manfred Reyes Villa. Voceros del partido de Reyes Villa calificaron la acusación de "ridícula".

Además de remitir la denuncia al ministerio público para la investigación correspondiente, la CNE reforzó "la seguridad informática en todo el sistema electoral y especialmente en la página web para que no pueda suceder ninguna alteración a los datos que contiene", señaló un boletín de prensa. Con la adopción de esas medidas está garantizada "la realización transparente y segura del proceso electoral", puntualizó el organismo.

Más de cinco millones de bolivianos acudirán el domingo a las urnas para elegir presidente y vicepresidente, además de 36 senadores y diputados.