•   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Evo Morales logró hoy una victoria arrolladora en los comicios presidenciales de Bolivia, con más del 60% de los votos, según sondeos a boca de urna, unos resultados que de confirmarse en las legislativas le darían el control político absoluto. Los diferentes institutos de sondeos dan a Morales un porcentaje de entre 61% y 63,2% de los votos, un 23-24% a su inmediato seguidor, el derechista Manfred Reyes Villa, y entre 7% y 10% al empresario centroderechista Samuel Doria Medina.

Morales aguarda ahora los resultados de las legislativas celebradas también hoy, pues para obtener el control del Senado -que en su primer gobierno le fue adverso- necesita que su partido, el MAS (Movimiento al Socialismo) obtenga 2/3 de los escaños de la cámara, algo que según encuestas no era evidente. Los resultados oficiales completos se conocerán la próxima semana.

Las altas cifras significan un fuerte espaldarazo a la gestión de Morales, de 50 años y primer presidente indígena de Bolivia, en el poder desde enero de 2006 y que tras este resultado seguirá en la presidencia hasta 2015. Rodolfo Garnica, un ciudadano de El Alto, vecina de La Paz y fortín electoral de Morales resumió en una frase el éxito del presidente: "Evo es como un padre para nosotros, para el pueblo", manifestó tras depositar su voto.

La oposición había expresado sus temores de que de una victoria aplastante de Evo vaya a generar un clima de autoritarismo en el país. "Espero que la oposición sea respetada", mencionó la socióloga Susana Seleme, una opositora al mandatario, una vez conoció los resultados.

Un poco más de 5 millones de bolivianos estaban habilitados para votar en el país más pobre de Sudamérica, en una jornada que fue absolutamente tranquila, según coincidieron las misiones de observación de la Organización de Estados Americanos, OEA, y de la Unión Europea. Existió un "clima de tranquilidad y paz", explicó el español José Antonio de Gabriel, jefe adjunto de la Misión de Observadores de la Unión Europea.

Por primera vez, en estas elecciones los bolivianos pudieron votar en el exterior. Unos 170.000 bolivianos fueron habilitados para ello en cuatro países: Argentina, Brasil, España y Estados Unidos.

"Para las próximas elecciones tenemos que lograr que los bolivianos en todos los países puedan votar", señaló Morales luego de votar. Morales es un estrecho aliado del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien pronosticó en su país que Evo ganaría de manera aplastante. "Siempre digo que Dios lo cuide porque está en medio de un enjambre de odio".

Tras casi tres años de convulsión -de enero 2006 a fines de 2008-, en los que casi se produce una guerra civil entre el oficialismo y cuatro regiones opositoras. Bolivia llegó a las elecciones tras un año de calma política marcada por la hegemonía de Morales y su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Si bien en los años pasados se habló de un país partido en dos por la férrea resistencia de cuatro de los nueve departamentos del país, encabezados por el rico Santa Cruz, la situación ahora es distinta y el mandatario ha logrado que su mensaje cale allí.