•   BUCAREST  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de centro-derecha, Traian Basescu, fue reelecto para un segundo mandato en Rumania, según resultados oficiales divulgados hoy, pero su rival socialdemócrata Mircea Geoana anunció que pedirá a la Corte Constitucional que invalide la elección por fraudulenta.

Basescu obtuvo el 50,33% de los sufragios contra 49,66% para Geoana, o sea una diferencia de 70.048 votos, anunció la Oficina Electoral Central (BEC). Basescu se convirtió así en el primer presidente en ganar dos mandatos consecutivos desde la caída del dictador Nicolae Ceausescu en 1989.

"No podemos quedarnos impasibles cuando hay tantos indicios sobre compra de votos, turismo electoral y votos múltiples", declaró hoy Geoana, al anunciar que va a presentar un recurso ante la Corte Constitucional para invalidar los resultados de la segunda vuelta celebrada el domingo. "La obligación de respetar la confianza acordada por cinco millones de rumanos nos lleva a la conclusión natural, democrática y necesaria de objetar ante la Corte Constitucional el resultado de la elección", agregó Geoana.

La Corte tiene libertad para decidir el plazo en que examinará el caso, señaló Ioan Stanomir, profesor de derecho constitucional. "Nuestra convicción es que los rumanos eligieron a Geoana, pero que el aparato de Estado de Traian Basescu intenta presentar a éste como vencedor, de forma fraudulenta", afirmó por su lado Liviu Dragnea, un dirigente del Partido Social Demócrata (PSD).

Anoche, tres de cuatro sondeos a boca de urna otorgaban a Geoana una ventaja de hasta tres puntos sobre Basescu. Pero Basescu acusó a uno de los líderes del PSD de haber presionado a dos institutos de sondeo para que aumentaran el porcentaje de Geoana. La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) consideró por su lado que la elección presidencial en Rumania se desarrolló de forma "generalmente conforme a las normas" de ese organismo.

"La segunda vuelta confirma nuestra opinión inicial de que esta elección se desarrolló de forma generalmente conforme a las normas de la OSCE", sostuvo Vadim Zhdanovich, jefe de misión del organismo, en una rueda de prensa en Bucarest. Sin embargo, la OSCE instó a las autoridades rumanas a investigar las acusaciones de irregularidades, "para reforzar la transparencia de los comicios".

Esta mañana, tras las primeras denuncias del PSD, el presidente de la asociación Pro Democratia, Cristian Parvulescu, declaró "no disponer de nada en concreto que pruebe un fraude masivo" aunque aclaró "carecer de una visión completa", pues su asociación sólo envió observadores a 1.400 colegios electorales sobre un total de 21.000.

El Partido Demócrata Liberal (PDL) de Basescu anunció su intención de lanzar "muy rápidamente" negociaciones para formar un ejecutivo. Según Parvulescu, si el PSD inicia una batalla jurídica para obtener un nuevo recuento de votos, "ello podría durar varios días y naturalmente no favorecería la rápida formación de una gobierno". Semejante situación retrasaría aún más la entrega de préstamos a Rumania por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), que están condicionados a la formación de un nuevo ejecutivo y a la adopción de un presupuesto de rigor para 2010.

En la primera vuelta, del 22 de noviembre, Basescu había obtenido 32,82% de los votos, contra 29,82% para Geoana.