•   ROMA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El jefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi, convaleciente en su mansión de Arcore, cerca de Milán, en el norte del país, aseguró hoy por teléfono a sus partidarios, reunidos para una manifestación de solidaridad con él en Verona, que "seguiré adelante por el bien del país". "Estoy emocionado y doy las gracias a Verona por haber sido la primera en organizar una manifestación de solidaridad", añadió, según informó Aldo Brancher, un miembro de su gobierno, a la prensa italiana.

"El amor vence siempre a la envidia y al odio", proclamó, repitiendo una frase que se ha convertido en su lema y en el de sus seguidores, que lo retomaron en una banderola de la manifestación. "Este es el mensaje que llevamos a toda Italia", recalcó Berlusconi, quien dio un consejo a sus seguidores: "Debajo del árbol de Navidad, regalen un carné de miembro del PdL" (Pueblo de la Libertad, su partido).

Al final de la manifestación, los participantes entonaron el himno de la campaña electoral de Silvio Berlusconi en 2008, titulado "Menos mal que Silvio existe".

Berlusconi sufre de una fractura nasal y tiene dos dientes rotos tras recibir en la cara el impacto de una estatuilla en miniatura de la catedral de Milán que le lanzó hace una semana un hombre con trastornos psiquiátricos al final de un mitin. El agresor está encarcelado. El jefe del gobierno permaneció cuatro días hospitalizado debido a dolores persistentes y recibió el alta el jueves. Los médicos le prescribieron quince días de reposo.