•   TEHERAN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gran ayatolá disidente Hossein Alí Montazeri fue inhumado el lunes en Qom, al sur de Teherán, en funerales seguidos de incidentes entre sus miles de partidarios y la policía, según los portales internet de la oposición.

Decenas de miles de sus partidarios, e incluso cientos de miles según algunos sitios internet, acompañaron los restos del ex dignatario hasta el mausoleo de Masumeh, importante santuario del islam chiíta iraní, donde fueron inhumados a media mañana.

Montazeri murió el sábado en Qom a los 87 años. Fue sucesor designado del imán Jomeini para asumir la dignidad de Guía Supremo de la República Islámica antes de convertirse en una figura muy crítica del régimen.

Los dirigentes de la oposición Mir Hosein Musavi y Mehdi Karubi estaban presentes en la ceremonia.

“Montazeri no está muerto, el que está muerto es el gobierno”, gritaba la multitud que llevaba pañuelos, echarpes o brazaletes verdes, en señal de adhesión a la oposición al presidente Mahmud Ahmadinejad, según las fuentes.

¡Muerte al dictador!

Siempre según los portales de la oposición, la multitud lanzó numerosas consignas hostiles al “dictador”, como llaman los manifestantes a Ahmadinejad desde su cuestionada reelección el 12 de junio.

La prensa extranjera no había sido autorizada a viajar a Qom para cubrir los funerales.

Los incidentes se produjeron cuando la policía trató de dispersar a grupos que gritaban consignas hostiles al gobierno, delante de la casa del difunto, según el sitio de la oposición Kaleme.org.

Milicianos islamistas basijis, a favor del régimen, arrancaron los crespones colgados en el frente de la casa, informó el sitio reformista Rahesabz.

Los dos sitios reprodujeron las declaraciones a la BBC en farsi del hijo del ayatolá, Said, según el cual “la policía armada con bastones y escudos estaba desplegada alrededor de la casa sin dejar pasar a nadie”.

Agregó que la familia anuló una ceremonia prevista para el lunes por la noche en la mezquita de Qom luego de enterarse que estaba “llena de basijis y soldados de los guardias” revolucionarios del régimen.

Artífice de Constitución Islámica

Teólogo y jurista respetado, Montazeri fue uno de los líderes de la revolución islámica de 1979 y uno de los artífices de la Constitución de la República Islámica.

Allegado al imán Jomeini, fue su delfín oficial durante varios años antes de que sus reiteradas denuncias de los excesos del régimen propiciaron su destitución en 1989, y luego su arresto domiciliario en Qom durante 14 años.

Cuando recuperó su libertad, en 2003, Montazeri se convirtió para muchos fieles en la máxima autoridad chiíta en Irán y los reformistas lo consideraban como una figura de referencia.

Montazeri no vaciló en criticar la “falta de firmeza” del presidente reformista Mohamed Jatami, y libró su último gran combate, en nombre de la salvaguarda de la “legitimidad” de la República Islámica, contra el presidente conservador Mahmud Ahmadinejad, elegido en 2005.

En su última declaración en su página internet el 16 de diciembre, pocos días antes de su muerte, denunció “la muerte de inocentes”, la “detención de militantes políticos que reclaman la libertad” y los “procesos-espectáculo ilegales” contra los participantes en la ola de protestas contra la reelección de Ahmadinejad.

La premio Nobel de la Paz, Shirin Ebadi, rindió el lunes homenaje al “padre de los derechos humanos” en Irán. Estados Unidos también envió un mensaje de pésame, recordando el compromiso del difunto por los derechos universales y las libertades.