•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, advirtió que el país requiere transformaciones urgentes para derrotar la pobreza que golpea a la población, y reiteró que se mantendrá al frente de la resistencia que impulsa esos cambios sustanciales.

"Honduras no puede seguir con una economía de pobreza, que es la tercera más pobre del continente", manifestó Zelaya a la Radio Globo anoche. "El país requiere reformas sociales, económicas y políticas y nosotros tenemos que estar en primera fila en la batalla por las transformaciones", agregó el mandatario depuesto por el golpe de estado del 28 de junio.

Zelaya dejó entrever que se quedará Honduras para estar al frente de las organizaciones sociales del país que protestan contra el gobierno de facto de Roberto Micheletti y que luchan por los cambios. "Ojalá los golpistas reflexionen que no van a poder detener el proceso de cambios políticos, sociales y económicos que Honduras necesita", insistió el presidente depuesto, quien cumplió ayer tres meses refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa

Recordó que el régimen de facto, con Roberto Micheletti al frente, "ha cerrado medios" de comunicación y celebró "elecciones fraudulentas", con el fin de reducir la capacidad de lucha de los opositores, que aún así mantienen su postura inalterable. El derechista Porfirio Lobo fue el ganador de los comicios del 29 de noviembre, que no han sido reconocidos por buena parte de la comunidad internacional, y deberá asumir el 27 de enero, día en que culminaba el mandato de Zelaya.

"No podemos perder el norte y hay que mantenernos firmes en nuestras posiciones", puntualizó. El 2 de diciembre, los diputados, por abrumadora mayoría, rechazaron la restitución de Zelaya en el poder.