•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela Hugo Chávez decretó hoy la creación de una red gubernamental de comercios "socialistas", que abarca la venta a precios económicos desde alimentos hasta vehículos importados desde China y Argentina y ropa proveniente de Bolivia.

"Estamos creando Comerso, eso significa Corporación de Mercados Socialistas", anunció Chávez, explicando que el nuevo ente tendrá "varias filiales" que venderán sus productos a precios más económicos. "Van a ver lo que es bueno, vamos a enseñarles lo que es un verdadero mercado, y no un mercado especulativo, usurero; es mercado para el pueblo", zanjó el mandatario durante la inauguración de un expendio "socialista" de las tradicionales arepas, pan de maíz en Caracas.

Según Chávez, en ese local las arepas se venderán a menos de cinco bolívares, equivalentes a 2,33 dólares, una cuarta parte del precio que pagan los consumidores en las numerosas areperas de Venezuela. "Vamos a hacerle la competencia a esa comida chatarra que pone gorda a la gente", mnifestó.

Además de la venta de alimentos, Comerso desplegará una "red de concesionarios" para comercializar vehículos nuevos importados directamente por el gobierno venezolano desde China y Argentina "sin intermediarios capitalistas", explicó Chávez.

"Vamos a vender carros, pero ya a van a ver a qué precios y en qué condiciones (...) Unos carros bien bonitos y los vamos a vender bien baratos", expresó. "Vamos a derrotar la especulación. Los privados que quieran vender, van a vender, pero van a competir con nosotros y con un pueblo que ya está consciente", agregó el mandatario.

Los comerciantes "socialistas" venderán también ropa importada de Bolivia y artículos para el hogar. El nuevo sistema trabajará en paralelo con la red Mercal, una comercializadora de alimentos a precios subsidiados que funciona en zonas populares de Venezuela.

Desde mayo, la compañía estatal Movilnet comercializa un teléfono celular fabricado en Venezuela y bautizado por Chávez como el "Vergatario", que se vende a 30 bolívares (13,95 dólares), pero que es difícil de conseguir.