•   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las extorsiones contra empresarios del transporte público en El Salvador se ha convertido en un lucrativo negocio para bandas organizadas, y según datos de una gremial de transporte este año se pagaron 18 millones de dólares por la denominada “renta” y murieron 140 empleados por oponerse a ella.

“Este ha sido un año negro para la industria del transporte de pasajeros, hemos sufrido la muerte de muchos de nuestros empleados, y las extorsiones han estado a la orden del día y solo en éste año vamos a terminar pagando 18 millones de dólares por comprar nuestra seguridad”, dijo el presidente de la Federación de Cooperativas de Transporte (Fecoatrans), Catalino Miranda, a la AFP.

“Las autoridades deben investigar y determinar a dónde van a parar esos 18 millones de dólares que los delincuentes nos sacan del bolsillo”, reclamó el Presidente de Fecoatrans, una de las gremiales más grandes del sector.

Según Miranda, a diario las empresas de transporte deben pagar 50,000 dólares a los extorsionistas.

A nivel nacional circulan unos 4000 autobuses y unos 5000 microbuses de transporte colectivo, según cifras oficiales.

140 muertos

El sector también ha tenido que sufrir, además de las cuantiosas pérdidas económicas, la muerte de 140 empleados de distintas empresas de autobuses y microbuses que se negaron a pagar la extorsión, a la que llaman “renta”.

El caso más reciente ocurrió el lunes, cuando un conductor fue asesinado en la periferia oeste de San Salvador en momentos que conducía su microbus repleto de pasajeros.

“A pesar de que diariamente, en todo el país, las empresas se ven obligadas a pagar la renta, los asesinatos de nuestros empleados siguen. Las autoridades tienen conocimiento de la situación y deben actuar, la situación es insoportable pues no solo los pandilleros extorsionan”, agregó el presidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses, Genaro Ramírez.

Los empresarios de transporte colectivo también denuncian que 26 autobuses y microbuses han sido quemados por pandilleros también como “venganza” por el no pago de la renta, lamentó Ramírez.

Pero la policía acotó que si bien la muerte de transportistas puede estar relacionada al no pago de la renta a los pandilleros, también existen casos en que los asesinatos “son por rencillas personales”.

“Es preocupante los asesinatos de motoristas de transporte, pero no todas las muertes están relacionadas con extorsiones, hay algunos casos que han sido por rencillas personales”, afirmó el director de la policía, Pablo Ascencio.