•   VILLAHERMOSA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un grupo armado asesinó a la madre y a otros tres familiares de un militar que participó y murió en el operativo en que se abatió a Arturo Beltrán Leyva, líder de un cártel del narcotráfico, en una represalia inédita en México, que generó la condena del gobierno.

En el ataque, que ocurrió apenas unas horas después del sepelio con honores del militar, murieron su madre, una tía, un hermano y una hermana, además de que otra hermana resultó herida, informó la Procuraduría (Fiscalía) de Justicia del Estado.

Varios hombres armados “se introdujeron a la casa de la familia (del militar) en la comunidad de Paraíso, estado de Tabasco (sureste), rompieron la puerta y acribillaron a las personas que se encontraban dentro”, dijo el reporte oficial, según el cual, en la vivienda se encontraron al menos 30 casquillos percutidos de armas de grueso calibre.

El infante de marina Melquisedet Angulo Córdova participó el pasado miércoles en un espectacular operativo en que fue abatido a balazos Arturo Beltrán Leyva, uno de los tres narcotraficantes más buscados de México.

Córdova fue el único militar que cayó en el operativo, al ser alcanzado por una granada lanzada por los narcotraficantes en un enfrentamiento que duró varias horas, en una zona residencial de la ciudad de Cuernavaca (centro), 90 km al sur de Ciudad de México.

Fue fácil saber dónde vivía el militar

La televisión transmitió el lunes los honores rendidos a al infante, oriundo de Paraíso, que según la marina era el primer hombre de esa fuerza caído en las operaciones contra el narcotráfico.

En 2006, el presidente Felipe Calderón involucró a unos 50,000 militares en la persecución de los cárteles, lo que desató una ola de violencia que ha cobrado 15,000 muertes.

“Era fácil saber dónde vivía la familia, salió en los periódicos, además de que Paraíso es una comunidad muy pequeña, está como a 80 kilómetros de aquí”, comentó a la AFP un residente de Villahermosa, capital de Tabasco.

Calderón condenó el acto de represalia del narcotráfico, y advirtió que su gobierno está determinado a reforzar la lucha contra el crimen organizado.

“Acto cobarde y deleznable”

“Es un acto cobarde y deleznable. Estos condenables hechos son una muestra de la falta de escrúpulos con los que opera el crimen organizado, atentando contra vidas inocentes”, apuntó en una ceremonia pública.

En Paraíso, localidad costera del Golfo de México, de 75,000 habitantes, se desplegó un operativo del Ejército, de la Marina y de policías estatales en un intento por detener a los agresores, informó la Procuraduría.

“Sabemos que fueron varios hombres armados, pero no tenemos detalles. Los vecinos no quieren hablar, tienen miedo”, dijo telefónicamente un oficial de la Policía de Paraíso a la AFP.

En Cuernavaca, capital de Morelos, donde cayó abatido Beltrán Leyva, este martes apareció un gran letrero con un mensaje atribuido al narcotráfico. “Eso no es ni el comienzo a la guerra (...) cometieron el gravísimo error a (de) meterse con la empresa”, decía.

El mensajes manifiesta el apoyo a Edgar Valdez Villarreal, apodado ‘La Barbie’, señalado como operador financiero de los Beltrán Leyva, y que según las autoridades en uno de los posibles sucesores del liderazgo del cártel.

Según Estados Unidos, la organización de los Beltrán Leyva movió unos 5,800 millones de dólares en cargamentos de droga en 18 años.

Asesinan a secretario de Turismo de Sinaloa

En tanto, el secretario de Turismo del estado mexicano de Sinaloa (noroeste) y su chofer fueron asesinados por un comando armado la mañana de ayer, martes, cuando circulaban en un vehículo en la ciudad de Culiacán, informó una fuente de la Procuraduría local.

Antonio Ibarra Salgado, Secretario de Turismo de Sinaloa, fue atacado por hombres armados desde otro vehículo que siguió al funcionario poco después que salió de un restaurante de Culiacán, capital estatal.

En el lugar del ataque se encontraron cartuchos percutidos de rifles de alto poder, añadió la fuente.

Según reportes de prensa, la semana pasada el Ejército allanó un conjunto de viviendas de una zona residencial de Culiacán, entre ellas la que era propiedad de Ibarra Salgado.

En Sinaloa opera el cártel que encabeza Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien se fugó de un penal de máxima seguridad en enero de 2001, y que libra con otros grupos criminales una encarnizada lucha por las rutas de la droga hacia Estados Unidos y el mercado local.

México mantiene un operativo de unos 50,000 militares en contra de los cárteles de las drogas, a los que se les responsabiliza de más de 15,000 muertes violentas en tres años.

Misteriosa deserción de 25 policías

Mientras, autoridades de la ciudad mexicana de Cuernavaca (centro) donde fue abatido la semana pasada el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, informaron que investigan la posible deserción de 25 policías municipales tras denuncias de que el capo recibía protección de ese cuerpo.

El jefe de la Policía municipal, Rogelio Sánchez, dijo a periodistas que se investiga si la ausencia injustificada de 25 de sus hombres el lunes, y diez el fin de semana, se relaciona con informes de prensa que aseguran que los militares que dieron muerte al capo encontraron una lista de pagos a policías.

Marco Adame, gobernador del estado de Morelos, cuya capital es Cuernavaca, rechazó que se plantee cualquier relación de su gobierno con el capo.

El funcionario, sin embargo, admitió que pidió a las autoridades federales iniciar una pesquisa para “identificar a miembros de cuerpos de seguridad que quedaron al alcance de las tácticas de coacción o de corrupción” de los delincuentes, según declaró al diario El Universal.

Beltrán Leyva murió en un complejo residencial de Cuernavaca, una ciudad de 350,000 habitantes, 90 km al sur de Ciudad México, luego de varias horas de enfrentamiento con militares.

Considerado el tercer hombre más buscado de México, comandaba, según Estados Unidos, una organización que movió al menos 5,800 millones de dólares en cocaína y heroína en 18 años.

El presidente Felipe Calderón involucró a los militares desde diciembre de 2006 en la persecución de los narcotraficantes, estrategia que según sus opositores ha provocado una ola de violencia con 15,000 muertes en tres años.