elnuevodiario.com.ni
  •   KINGSTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Técnicos estadounidenses llegaron a Jamaica ayer miércoles para investigar un accidente en un vuelo de American Airlines, que si bien no dejó muertos sí provocó heridos, y finalizó con el avión destruido sobre la arena de una playa, a metros del Caribe.

De las 154 personas a bordo (148 pasajeros y 6 tripulantes), 91 resultaron heridas. Siete pasajeros seguían internados, dijo la portavoz de American Airlines Andrea Huguely a la AFP vía telefónica. El anterior balance de la empresa hablaba de 2 internados.

“Lo esencial de las heridas son fracturas, y por supuesto cortes y contusiones”, dijo por su parte el ministro jamaiquino de Información, Daryl Vaz.

Las fuerzas de seguridad acordonaban férreamente el área cercana a los restos del Boeing 737-800 (uno de los últimos modelos estadounidenses), que atravesó la alambrada externa del aeropuerto el martes a última hora y finalizar a escasa distancia del agua.

Uno de los motores de la nave se rompió, parte del tren de aterrizaje quedó destrozado y el cuerpo del avión se partió. Los asombrados pasajeros se precipitaron fuera, muchos con huesos rotos y cortes, y fueron llevados a hospitales locales.

Cierran aeropuerto

El aeropuerto fue clausurado inmediatamente y los vuelos derivados a otros sitios. El Consejo Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos despachó a cinco especialistas en aviación liderados por el investigador John Lovell para asistir a las autoridades de Jamaica en las pesquisas, que se llevaron adelante bajo una intensa lluvia.

Junto al grupo también viajaron asesores técnicos de American Airlines, de Boeing Aircraft Company y de la Federal Aviation Administration.

“Todo lo que sé es que el avión aterrizó y luego cayó”, dijo la pasajera Betrie Carr-Cameron a la AFP. Una vez que el avión se detuvo la gente inmediatamente corrió hacia las salidas, donde se desplegaron los toboganes de emergencia, agregó.

Al inicio no se dieron cuenta

Los pasajeros, que al principio aplaudieron lo que parecía ser un aterrizaje seguro en este popular destino turístico, indicaron que inicialmente no se dieron cuenta de que el avión estaba deslizándose fuera de la pista.

“Estaba mirando el suelo, intentando ver si era verdad lo que pasaba, y cuando me di cuenta todo estaba oscuro y chocábamos”, dijo la pasajera Natalie Morales Hendricks a la NBC.

“La gente estaba en shock, dando vueltas por ahí”, agregó. “Había sangre... era un lío, como pueden imaginar. Se olía el combustible del avión”.

“La mayor parte de las heridas son fracturas y desde luego cortes y contusiones”, dijo el ministro de Información de Jamaica, Daryl Vaz, citado por la cadena CNN.

Carr-Cameron cuestionó la respuesta de emergencia del aeropuerto. “Estuvimos ahí por unos 20 minutos o más y no había nadie”, criticó. “¿Qué pasaba si había un incendio? Todos hubiéramos muerto”.

Un vocero de American Airlines afirmó que una tripulación de emergencia llegó al lugar cinco minutos después del accidente.

El director ejecutivo de American Airlines, Gerard Arpey, dijo por su parte: “El cuidado de nuestros pasajeros y tripulación sigue siendo nuestra mayor prioridad, y nos gratifica el profesionalismo de nuestra tripulación que evacuó la nave con cuidado”.

El aeropuerto fue temporalmente cerrado para que los investigadores examinen la escena y las autoridades determinen si la pista era segura para despegues y aterrizajes.

Los vuelos fueron derivados a Montego Bay, en el oeste de Jamaica.