•   PUERTO PRINCIPE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La dimensión de la tragedia provocada por el sismo de magnitud 7 que arrasó Puerto Príncipe la tarde de ayer, comenzó a emerger hoy con un balance que podría superar los 100.000 muertos, según el primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive, cuando en las calles se acumulan los cadáveres y los heridos colapsan los hospitales que aún quedan en pie.

"Es difícil hacer una evaluación correcta del número de víctimas" y de "cuántas construcciones, cuántos edificios se derrumbaron", declaró a la cadena CNN. Pero considerando a quienes se encontraban en el interior de las viviendas, "estamos bastante por encima de los 100.000" muertos, agregó.

"El Parlamento se derrumbó. La oficina de rentas se derrumbó. Las escuelas se derrumbaron. Los hospitales también se derrumbaron", declaró el presidente haitiano, René Préval, al periódico estadounidense Miami Herald, agregando que estimaba en miles los muertos. "Hay muchas escuelas con mucha gente muerta en su interior", añadió.

"Haití necesita más que nunca de la solidaridad de sus hermanos en la región y de la comunidad internacional", declaró el embajador de Haití ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Dult Brutus. "En nombre del gobierno lanzo un llamado a la comunidad internacional para que nos ayuden", añadió Brutus. Lo más urgente es "salvar a varios miles de personas aún con vida y que se encuentran bajo los escombros", agregó Brutus. Varios miembros civiles y militares del contingente de Naciones Unidas "están por el momento desaparecidos", narró.

Panorama "inimaginable"
El panorama de la capital con edificios en ruinas y cadáveres en las calles es "inimaginable", narró el mandatario, quien junto a su mujer se salvó del desplome del palacio presidencial "Camino por encima de cuerpos sin vida. Mucha gente se encuentra debajo de los edificios. El hospital general colapsó. Necesitamos apoyo. Necesitamos ayuda. Necesitamos ingenieros", añadió la primera dama Elisabeth Préval, quien calificó la situación de verdadera "catástrofe".

Testigos de la tragedia carentes de todo tipo de equipo de rescate hacen lo imposible para desenterrar a las víctimas del sismo atrapadas entre toneladas de concreto y hierro retorcidos. Horas después del impacto del terremoto que provocó el derrumbe de los edificios más importantes de la capital, el polvo cubría las ruinas de una ciudad irreconocible por la destrucción.

Atrás quedaba una noche de terror, donde cada tanto, los sobrevivientes corren asustados en búsqueda de refugio ante las réplicas del sismo. El Instituto Geofísico estadounidense (USGS) informó que 24 fuertes réplicas sacudieron el país, tras el sismo de 7,0 de magnitud que se registró a las 16H53 locales (21H53 GMT) de ayer.

La cárcel principal de Puerto Príncipe se derrumbó durante el sismo, informó hoy la ONU en Ginebra, precisando que algunos detenidos se habían escapado. La portavoz de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) manifestó que "entre 115 y 200 empleados expatriados de la ONU están desaparecidos".

ONU confirma muerte de 14 de sus efectivos
El sismo es una "tragedia para Haití (...) y para las Naciones Unidas", declaró Ban Ki-moon. De diferentes capitales comenzó a informarse sobre muertes y desapariciones de efectivos de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH), cuyo jefe civil, el tunecino Hedi Annabi murió cuando sus oficinas fueron destruidas.

La jefa de servicios logísticos del organismo, Susan Malcorra, confirmó la muerte de catorce de sus efectivos. En una conferencia de prensa desde Nueva York, Malcorra señaló que de momento hay "diez brasileños, tres jordanos y un civil haitiano" muertos y que otros 56 trabajadores resultaron heridos.

En Chile se informó de la desaparición de la esposa del general chileno Ricardo Toro, segundo comandante de las Fuerzas de Paz de Chile desplegadas en ese país, y de una funcionaria chilena de la MINUSTAH, Andrea Loi. La cancillería brasileña informó de la muerte de Zilda Arns, una brasileña dedicada a los derechos de la infancia, hermana del ex cardenal de Sao Paulo, Paulo Evaristo Arns. La MINUSTAH está integrada por 17 países.

Entre los edificios derrumbados quedó en ruinas el lujoso hotel Montana y unas 200 personas se encuentran atrapadas entre sus escombros.

Santo Padre apela a "generosidad"
El papa Benedicto XVI apeló a la "generosidad de todos" para hacer frente a la "dramática situación" que viven los siniestrados. La comunidad internacional activó sus mecanismos de ayuda.

Haití, que detenta la renta per cápita más baja de todo América, con el 80% de sus casi nueve millones de habitantes viviendo en la pobreza, se ha visto golpeado por una serie de tragedias en los últimos años, como el paso de varios huracanes en 2008 que dejaron cientos de muertos.

El último terremoto de esta envergadura tuvo lugar en 1842 en la segunda ciudad del país, Cap Haitien, que quedó prácticamente arrasada, recordó Brutus ante la OEA.