•  |
  •  |
  • AFP

Tras la estampa devastadora que ha dejado en Haití el fuerte terremoto de magnitud 7,3 en la escala de Richter, organismos internacionales como la Cruz Roja y el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y varios países de América y Europa anunciaron el envío de dinero, alimentos, voluntarios, bomberos, expertos y hasta perros especializados en búsquedas para asistir al país caribeño.

"Haití requiere de una operación de ayuda internacional masiva" indicó desde Suiza Jean-Luc Martinage, uno de los portavoces de la Federación Internacional de la Cruz Roja, FICR. "Reservas de urgencia están almacenadas en Haití y permiten ayudar a 3.000 familias durante 3 a 4 días pero tendremos que llevar rápidamente el material de socorro desde nuestro centro regional de reacción frente a las catástrofes, le PADRO, con sede en Panamá", agregó.

El Banco Mundial (BM) anunció que desbloqueará 100 millones de dólares adicionales para Haití. "El Banco Mundial aportará 100 millones de dólares adicionales de financiamientos suplementarios para apoyar el restablecimiento del país", indicó la institución internacional en un comunicado.

El BM indicó que estos financiamientos deben ser "sometidos a la aprobación del consejo de administración", la instancia de decisión más alta del organismo. "Desde enero de 2005, la Asociación Internacional de Desarrollo (AID), la rama del BM que otorga préstamos sin intereses y ayuda a los países más pobres del mundo, cedió en total 308 millones de dólares a Haití", recordó la organización.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, manifestó que su país está dispuesto a enviar ayuda a Haití. Washington anunció además el traslado de un primer equipo de rescatistas para ayudar a rastrillar los escombros en busca de supervivientes.

La Comisión Europea desbloqueó una primera ayuda de tres millones de euros, equivalentes a 4,3 millones de dólares. Venezuela envió una misión integrada por médicos, bomberos y miembros de Protección Civil.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, expresó hoy su "pavor" y su "profunda emoción" por el devastador sismo que sacudió Haití, antigua colonia francesa. Francia envió varios aviones con ayuda humanitaria y unos 130 socorristas desde Martinica (Antillas francesas) y desde París. Los diputados franceses observaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas en Haití, que fue colonia francesa hasta principios del siglo XIX.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó sentirse "profundamente consternado". Se trata de un país "al cual nos sentimos vinculados fraternalmente en razón de la Fuerza de Paz liderada por Brasil", afirmó en una nota oficial, transmitiendo su pesar y solidaridad a los familiares de las víctimas.

Lula recordó especialmente a la médica Zilda Arns, una reconocida defensora de los derechos de la infancia y hasta ahora la única civil cuya muerte fue confirmada por el gobierno. El presidente señaló que Arns era integrante del Consejo Nacional de Desarrollo Económico y Social.

En México, el presidente Felipe Calderón sigue los acontecimientos y mandó "instrucciones a la cancillería para que establezca los contactos necesarios" a fin de brindar el apoyo que requiera su población, señaló la presidencia en un comunicado.

Cuba
confirmó que se encuentran a salvo los cooperantes cubanos que cumplían misión en Puerto Príncipe. "Trabajamos en el envío de ayuda médica de emergencia a la hermana república de Haití. Enviaremos alguna cantidad de medicinas y material médico y viajará una cantidad adicional de médicos", afirmó el canciller cubano Bruno Rodríguez.

En Haití trabajan 403 cooperantes cubanos, 344 de ellos médicos y paradémicos, y "de los que radican dentro de Puerto Príncipe solo dos de ellos recibieron lesiones muy leves, los demás están bien", precisó Rodríguez, en la sede de la cancillería.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pidió "elevar una plegaria" por Haití. "Es una tragedia que nos duele mucho", añadió. "Hubo un terremoto espantoso. Desde aquí nuestro corazón, nuestro dolor por ese pueblo hermano", agregó el mandatario.

El gobierno de Chávez envió una primera misión humanitaria de 50 personas entre médicos, bomberos y miembros de Protección Civil para cooperar en las laborares de rescate.