•   SAO PAULO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

América Latina comenzaba hoy a responder al desesperado llamado haitiano por ayuda, enviando toneladas de comida, agua y equipos médicos al país más pobre del continente arrasado el martes por un devastador terremoto. Los países latinoamericanos, muchos de los cuales forman parte de la misión de paz de la ONU en Haití, comenzaron a enviar sus paquetes de ayuda y rescate luego que el aeropuerto en la capital Puerto Príncipe estuvo disponible para recibir vuelos.

Brasil, que ejerce el mando militar de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah), anunció el envío de ocho aviones con asistencia humanitaria, médicos y personal calificado para realizar rescates. Mientras ya fueron enviadas 28 toneladas de elementos de primera necesidad, como alimentos y agua, el gobierno brasileño aprobó un fondo de ayuda de 15 millones de dólares.

Brasil y Argentina enviaban hoy hospitales de campaña para atender a las miles de personas heridas en Puerto Príncipe, donde tres hospitales quedaron en ruinas tras el terremoto de 7,0 grados que arrasó con la capital.

Cientos de miles de personas pasaron su segunda noche a la intemperie, sin agua ni luz, y con el creciente riesgo de la propagación de enfermedades. Ante este panorama, el hospital instalado por los militares argentinos se convirtió en el principal centro de atención. Ya sin insumos para efectuar intervenciones, Argentina despachará esta tarde un avión militar con médicos y expertos y unas 12 toneladas de carga.

Mientras, un avión militar colombiano partió esta mañana hacia Haití con un hospital de campaña junto a 24 especialistas en salud, 15 equipos de rescate canino de la Policía, la Defensa Civil y la Cruz Roja, 2.000 kilos de provisiones, 600 kilos de medicamentos y una planta purificadora de agua, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado. Añadió que habilitó un aeropuerto de la Fuerza Aérea Colombiana sobre el Caribe y el terminal aéreo de la ciudad de Barranquilla "para facilitar las operaciones logísticas humanitarias de terceros países hacía Haití".

Por su parte, Chile colabora con otras 40 toneladas de ayuda humanitaria y 20 médicos y expertos en rescates. "Pensamos que esos equipos de rescate cumplen una tarea fundamental en vista de que (...) los ciudadanos haitianos buscan a sus familiares entre los escombros con las manos", señaló Juan Gabriel Valdés, ex jefe de la misión de paz de la ONU desplegada en Haití, que encabeza la comitiva chilena.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, anunció el envío de un buque hospital con unas 70 toneladas de víveres, un centenar de médicos, rescatistas e ingenieros expertos en infraestructura.

De su lado, dos aviones militares partieron de Perú con 40 toneladas de medicinas, alimentos no perecederos y carpas. Ecuador envió un avión militar transportando ayuda, que incluye sangre, galletas fortificadas del Programa Mundial de Alimentos, PMA, y a especialistas en rescate con perros adiestrados.

A pesar de sus limitaciones económicas, el gobierno boliviano anunció que coordinará ayuda humanitaria con la ONU, y lanzó una campaña nacional de donación de sangre para las víctimas del sismo.

Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay conforman la Fuerza de Estabilización de la ONU en Haití, Minustah, integrada por 17 países. Con poco más de 11.000 efectivos, Brasil ejerce el comando militar de la misión y mantiene un personal de 1.266 efectivos.