•   SANÁ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Seis dirigentes de Al Qaida en la Península Arábiga, entre ellos el jefe militar de la red Qassem Al Rimi, murieron en un ataque aéreo en el norte de Yemen, indicó un alto responsable yemení. "Ammar al Waili, Ayedh al Chabwani y Saleh Al Tais, también murieron en el ataque efectuado por un avión de combate" a media jornada en Al Agacher, región desértica al este de la provincia de Saada, precisó.

Un ataque aéreo efectuado esta mañana tuvo como objetivo dos vehículos a bordo de los cuales se encontraban ocho miembros de Al Qaida y "seis resultaron muertos, los dos otros consiguieron huir", agregó el responsable, advirtiendo que la "caza de los terroristas de Al Qaida continuará". "El gobierno utilizará todos los medios de que dispone para erradicar el terrorismo en territorio yemení", agregó.

Qassem al Rimi y Ammar al Waili figuran en una lista de 152 sospechosos buscados por razones de seguridad, publicada por las autoridades yemeníes en 2009. Rimi es uno de los 23 miembros de Al Qaida que se habían escapado de una prisión de seguridad en el Estado de Saná en febrero de 2006.

"Rimi es el principal artesano de la mayoría de las operaciones de Al Qaida en Yemen", indicó el responsable, agregando que había escapado en dos ocasiones a las fuerzas de seguridad: una vez en 2008 en la provincia de Marib y la otra a fines de 2009 en Arhab, en las inmediaciones de Saná.

Este ataque se produjo dos días después de la muerte, en una operación de las fuerzas terrestres yemeníes, de Abdalá Mehdar, presentado como el jefe de Al Qaida al este del país donde estarían refugiados los principales responsables de la red de Osama Bin Laden en el país.

Las autoridades yemeníes lanzaron en las últimas semanas una ofensiva contra los miembros de Al Qaida pidiendo para ésto la cooperación de la población y el apoyo de la comunidad internacional. El 24 de diciembre, el ejército efectuó una operación de envergadura en esta provincia, lanzando un ataque aéreo contra un grupo de Al Qaida que provocó la muerte, según Saná, de 34 personas.

El anuncio de la muerte de los seis dirigentes de Al Qaida fue hecho cuando en Saná, el jeque Zendani, del cual los estadounidenses sospechan es uno de los soportes del terrorismo, llamó a sus compatriotas a la guerra santa (yihad) contra una eventual intervención estadounidense en ese país.

Cuando "el enemigo se invita a nuestra tierra y viene a ocuparnos, nuestra religión nos impone la guerra santa", afirmó Zendani, al explicar una fatua (edicto religioso) emitida por los ulemas del Yemen a cientos de fieles que participaban en la oración musulmana del viernes.

Ayer, los ulemas (teólogos musulmanes) de Yemen amenazaron de proclamar la "yihad" (guerra santa) en caso de intervención extranjera y manifestaron su rechazo a toda cooperación militar con Washington. También justificaron su fatua aludiendo un "complot" contra su país. "Rechazamos la injerencia de quien sea en los asuntos yemeníes", proclamó el jeque Zendani, agregando que el "derecho a la autodefensa es un deber". También atacó la conferencia internacional sobre Yemen, prevista para el 27 de enero en Londres y que está, según su opinión, destinada a colocar a Yemen "bajo mandato".