•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Organización de Estados Americanos (OEA) enviará una misión a Honduras luego de que asuma el presidente electo Porfirio Lobo, el 27 de enero, para tratar con él un eventual levantamiento de las sanciones, anunció hoy su secretario general, José Miguel Insulza.

Honduras fue expulsada de la OEA luego del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 y la comunidad internacional le suspendió la ayuda y créditos, lo que ha creado una situación "caótica" en la economía, admitió Lobo.

"En los primeros días después de instalado el nuevo gobierno vamos a mandar la misión" a Tegucigalpa, señaló hoy Insulza en San José, donde se reunió con el presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, quien medió infructuosamente para poner fin a la crisis hondureña. Agregó que la misión de la OEA estará integrada posiblemente por los mismos miembros de una anterior delegación enviada a Tegucigalpa el año pasado, encabezada por John Biehl, quien es chileno como Insulza.

"Esperamos mucho la actitud del gobierno, en un diálogo nacional", expresó Insulza, quien admitió que ha hablado con Lobo luego de su triunfo en las cuestionadas elecciones de noviembre, desarrolladas bajo el régimen de facto de Roberto Micheletti, que gobierna desde el golpe. Expresó que Lobo "es una persona bien dispuesta, que tiene ganas de que las cosas ocurran bien, pero claro desgraciadamente hay un gobierno de facto que se cierra a toda posibilidad de acuerdo o de arreglo".

Insulza aclaró que la reanudación de los "créditos de alguna manera están sujetos al levantamiento de las sanciones respecto de Honduras. Yo quisiera que eso ocurriera lo mas rápido posible, pero depende también del nuevo gobierno, de los pasos que dé al comenzar su mandato".

Sostuvo que Tegucigalpa podrá volver al sistema interamericano "apenas exista una plena certeza acerca de la democratización en Honduras, el retorno pleno a la democracia y la situación mejore en ese sentido" y abogó porque el derrocado presidente Manuel Zelaya recupere su libertad de movimiento.

Arias dijo que le "duele mucho" que en la propuesta que él hizo en julio para acabar con la crisis "no se pudo cumplir con los principales acuerdos". Uno de los puntos "era el retiro de don Roberto Micheletti, ciertamente su presencia pienso que le ha hecho daño al pueblo hondureño", agregó Arias.

Zelaya, derrocado y enviado al exilio a Costa Rica por los golpistas, permanece refugiado en la embajada brasileña en Tegucigalpa desde que volvió subrepticiamente al país en septiembre. "Lo que nosotros queremos es que el presidente Zelaya pueda salir de la situación en que se encuentra hoy día, antes del 27 de enero o inmediatamente después", manifestó Insulza. Expresó que "nosotros no queremos ver a Honduras fuera de la OEA ni del sistema interamericano, la queremos con nosotros, formando parte de todos los organismos regionales y a eso vamos apuntar a partir del 28 de enero".

El jefe de la OEA y el presidente venezolano Hugo Chávez eran los blancos favoritos de las críticas de Micheletti, pero esta semana agregó a Arias, afirmando que "no tiene la capacidad ni la moral" para hablar sobre Honduras.