•   PUERTO PRINCIPE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los "milagros" y la violencia se alternaban hoy en Haití, con el hallazgo, cinco días después del sismo, de más personas vivas entre las ruinas de un Puerto Príncipe donde aumenta el pillaje y los supervivientes vagan hambrientos bajo un sol justiciero.

Un danés miembro de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití, Minustah, fue rescatado hoy con buena salud, luego de permanecer casi cinco días bajo los escombros. "Recién lo rescataron sin un rasguño", declaró un alto responsable de la Minustah, que solicitó el anonimato, al referirse al sobreviviente Jen Kristensen.

Al amanecer de hoy los socorristas habían rescatado a tres pesonas entre los escombros del supermercado: una niña de 7 años, un hombre de 34 y una mujer de 50 que tuvieron la fortuna de verse rodeados de alimentos. Una cuarta persona, un hombre, seguía vivo bajo los escombros a la espera de ser sacado. Estas cuatro personas se suman a los 70 sobrevivientes encontrados hasta ahora bajo los escombros de Puerto Príncipe por los 43 equipos internacionales en el lugar, que suman 1.739 socorristas y 161 perros. Los equipos pudieron llegar al 60% de las zonas más afectadas por el terremoto.

"La moral de los equipos de socorristas sigue siendo muy buena a pesar de las dificultades y de las condiciones" en las que tienen que trabajar, declaró hoy en Ginebra Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Situación desesperante
En cambio, la situación de las miles de personas desamparadas que vagan por las calles bajo el calor es "desesperada", según el Comité Internacional de la Cruz Roja. Sorteando los cadáveres todavía acumulados en las calles, todos ellos buscan una ayuda internacional que llega por cuentagotas y claman por asistencia médica a unos hospitales desbordados, cinco días después del sismo de magnitud 7 que según la OMS habría dejado entre 40.000 y 50.000 muertos.

La verdadera magnitud del desastre emerge lentamente. En Leogane, a 17 km de Puerto Príncipe y epicentro del sismo, el 90% de los edificios fue destruido, según la ONU. "Este es verdaderamente el epicentro del terremoto y muchas, muchas personas murieron", exclama David Orr del PAM. "Los militares hablan de 20.000 a 30.000 muertos".

La ONG Médicos Sin Fronteras, MSF, abrió un hospital de emergencia en Carrefour, un distrito cerca de Leogane y lanzó un llamado urgente para que los aparatos que transportan material médico puedan llegar lo antes posible. Por su parte, los equipos de la ONG Médicos del Mundo, MDM, señalaron el domingo que la situación es "catastrófica" y lamentaron no haberse quedado sin otra alternativa que amputar a numerosas víctimas cuyos miembros fueron aplastados durante el violento sismo. En el hospital general, "el patio fue invadido por camas improvisadas. Como la morgue está llena, los cadáveres se pudren en el suelo", dijo uno de los médicos.

Dominicanos heridos de bala
El sonido de balas es cada vez más frecuente, lo mismo que la presencia de hombres armados con machetes. Ayer dos dominicanos fueron gravemente heridos de bala cuando desconocidos les dispararon mientras cumplían labores de auxilio humanitario. Hoy, la policía haitiana abrió fuego contra un grupo de saqueadores matando al menos a uno de ellos cuando cientos de personas saqueaban un mercado. El saqueador, de unos 30 años, resultó muerto por disparos en la cabeza; otro hombre cogió rápidamente la mochila del fallecido.

En "Cité soleil", el barrio de chabolas más grande de Puerto Príncipe, los habitantes se sienten "completamente abandonados": "los únicos camiones que pasan por aquí están llenos de muertos", señala una mujer. "Dicen que el gobierno está recibiendo millones pero nosotros no hemos visto nada. Vivimos en la calle con nuestros hijos y tenemos que marcharnos", lamenta Islaine, que al igual que muchos haitianos decidió partir de Puerto Príncipe a otra provincia.

Las autoridades estiman que 250.000 personas resultaron heridas y 1,5 millones quedaron sin hogar.

Simultáneamente, la gestión del aeropuerto por parte de Estados Unidos creó tensiones diplomáticas luego de que un avión francés con un hospital de campaña fuera impedido de aterrizar. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, quien llegó ayer a Puerto Príncipe, rechazó las críticas y aseguró que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a Haití "hoy, mañana y en el futuro".

El Consejo de Seguridad de la ONU indicó que se reunirá mañana para discutir la coordinación de la ayuda. El presidente de Haití, René Preval, viajará mañana a Santo Domingo para asistir a una reunión preparatoria de la "cumbre mundial por Haití" convocada para reconstruir el país. Ese mismo día el presidente del BID Luis Moreno llegará a Puerto Príncipe para discutir la ayuda del organismo.

El ex presidente estadounidense Bill Clinton, enviado especial de la ONU a Haití, también viajará a ese país mañana para entregar ayuda y reunirse con dirigentes haitianos y sobrevivientes, informó su fundación.