•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, refugiado en la embajada de Brasil desde hace casi cuatro meses, definirá el próximo 27 de enero si pide asilo en el exterior o se queda en el país, aseguró su portavoz Rasel Tomé.

"El presidente Zelaya anunciará su decisión el 27 de enero. Hasta entonces informará si pedirá asilo o si se quedará en el país", manifestó Tomé en declaraciones divulgadas hoy por el diario La Prensa, sin precisar a qué país pediría asilo político. Tomé enfatizó que Zelaya, depuesto el 28 de junio por un golpe de Estado, mantiene su postura y "no claudica en la defensa de sus derechos y los del pueblo hondureño".

El próximo 27 de enero, el mandatario electo Porfirio Lobo asumirá el gobierno de Honduras, precisamente en la fecha en que Zelaya cumpliría su periodo constitucional.

Tras el golpe que depuso a Zelaya, el poder quedó en manos de un gobierno de facto presidido por Roberto Micheletti y Honduras se sumió en una profunda crisis política y económica, aislada de la comunidad internacional y con las ayudas financieras suspendidas por los países y organismos donantes.

Micheletti ha desafiado el clamor de la comunidad internacional para que renuncie a fin de que el país retome la senda institucional y el gobierno de Lobo pueda contar con el beneplácito de la mayoría de países. "Me voy, quieran o no los países del mundo el 27 de enero, porque sé que hemos hecho lo correcto, lo legal", aseguró Micheletti anoche durante un homenaje del grupo cívico "Honduras es nuestra" en la ciudad de San Pedro Sula, 250 km al norte de la capital.

Lobo, que respaldó el golpe, venció en los cuestionados comicios del 29 de noviembre en los que votó menos del 50% de los electores hondureños, según cifras oficiales, y que fueron reconocidos únicamente por cinco países debido a que fueron celebrados por un régimen golpista.