•   SANTO DOMINGO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La primera reunión sobre la reconstrucción de Haití, devastado por un terremoto, se realizó hoy en Santo Domingo con un llamado a coordinar efectivamente la ayuda internacional, que debería ser de 10.000 millones de dólares para los próximos cinco años.

La cita estuvo encabezada por el presidente haitiano René Preval y su par dominicano Leonel Fernández, quien insistió en la necesidad de una "convergencia internacional" para que el impacto de la ayuda humanitaria a Haití "surta el efecto deseado".

"Hemos visto que Haití tal vez va a requerir de unos 2.000 millones de dólares al año", afirmó Fernández una vez que concluyó la reunión. "Estaríamos hablando de un programa de cinco años de unos 10.000 millones de dólares", precisó el mandatario.

Imperiosa "coordinación interna"
En Haití, aseguró Fernández, donde el terremoto dejó al menos 70.000 muertos, también es imperiosa "una coordinación interna" para canalizar la ayuda a través de la creación o el fortalecimiento de una autoridad central. "En primer término la ayuda humanitaria inmediata debe continuar, pero hay problemas logísticos que se deben solucionar. Lo que se ha reclamado es una autoridad central en Haití que fluya la asistencia que está llegando", añadió.

Fernández sostuvo que en próximas reuniones deberá debatirse cómo reunir la ayuda financiera para Haití, y asomó que una posibilidad podría ser redirigir hacia ese fondo el pago de deuda que algunos países tienen con organismos internacionales. "República Dominicana tiene una deuda con el Club de París. Vamos a honrar esa deuda, pero esperamos que ese pago sea canalizado a la creación de un fondo especial para Haití. Es una sugerencia que haríamos", planteó.

La vicepresidenta del gobierno de España, María Fernández de la Vega, presente en la reunión, coincidió en que "el protagonismo de ese proceso de reconstrucción corresponde en primer lugar al gobierno y al pueblo de Haití", pero aclaró que "es necesaria la implicación de toda la comunidad internacional".

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por su parte, anunció que condonará la deuda que mantiene Haití, calculada en 480 millones de dólares. Anunció además la donación de 364 millones de dólares.

Al inicio de la reunión, que tuvo lugar en el palacio presidencial en Santo Domingo, Preval afirmó que la reconstrucción de su país no se logrará únicamente "desde el exterior", sino que será necesario fortalecer "las instituciones democráticas" de Haití. "Necesitamos en Haití la estabilidad política, económica, tenemos que reforzar las instituciones democráticas", subrayó el mandatario.

El encuentro en la capital dominicana tuvo como objetivo preparar las próximas citas internacionales de países donantes de Haití. La primera de ellas se celebrará en Montreal el 25 de enero a nivel ministerial. En la reunión participaban también José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), además de varios jefes de gobierno del Caribe incluido el primer ministro de Dominica y presidente pro témpore del Caricom, Roosevelt Skerrit.

"No esperábamos que la naturaleza tuviera preparado este golpe tan duro", sostuvo por su parte Insulza al inicio de las discusiones, añadiendo que la OEA espera recaudar 10 millones de dólares para ayudar al golpeado país caribeño.

En la reunión estuvieron presentes además Edmundo Mulet, representante de Naciones Unidas en Haití, y Roberto Adrian Senderowitsch, representante residente del Banco Mundial en Dominicana, entre otros.