• |
  • |
  • END

SANTIAGO / AFP

El presidente electo de Chile, el empresario derechista Sebastián Piñera, reconoció tener “profundas diferencias” con el manejo del presidente venezolano Hugo Chávez, aunque aseguró que buscará mantener durante su gobierno las mejores relaciones con este país.

“Tengo muchas diferencias con la forma en que se están manejando los temas públicos en Venezuela”, señaló en una rueda de prensa con periodistas de medios extranjeros, un día después de ganar el balotaje presidencial ante el oficialista Eduardo Frei.

“Quiero decirlo con mucha claridad: esas diferencias son profundas y tienen que ver en cómo se concibe y practica la democracia, la forma cómo concibe el modelo de desarrollo económico y muchas más”, señaló el mandatario electo.

Piñera no obstante señaló que cree en la “autodeterminación de los pueblos y la no intervención en asuntos de otros países, y en consecuencia vamos a buscar las mejores relaciones en beneficio mutuo con todos los países de América Latina, incluyendo a Venezuela”.

El empresario, que se impuso con un 51.6% de los votos, terminando con dos décadas de hegemonía de la Concertación Democrática, reconoció las diferencias ideológicas que lo separan del gobierno argentino de la presidenta Cristina Kirchner, pero dijo que esperaba que esto no fuera impedimento para mantener una buena relación bilateral.

Conceptos pierden vigencia

Piñera explicó que los conceptos de derecha e izquierda “han ido perdiendo vigencia”, y que por esta razón con el gobierno argentino “hay diferencias, pero esas diferencias no van a significar ningún obstáculo en nuestro proceso de integración, al menos de nuestra parte”.

El mandatario electo dijo que aún no definía el destino de su primer viaje presidencial, que tradicionalmente tiene como destino Argentina, país con el cual Chile comparte una extensa frontera de más de 4,000 km.

Sobre Perú, país con el cual Chile mantiene una demanda de límites en la Corte de Justicia de La Haya, señaló que esperaba que ésta no significara un freno para el avance de la relación bilateral.