•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |

El presunto autor de un tiroteo en el que murieron ocho personas ayer en el este de Estados Unidos se entregó este miércoles a las autoridades, tras una intensa persecución en la cual el sospechoso abrió fuego contra un helicóptero que iba en su búsqueda.

"A las 07H10 de esta mañana (12H10 GMT), Christopher Speight ingresó al perímetro de seguridad (establecido alrededor del lugar del tiroteo) y se rindió sin incidentes", afirmó una portavoz de la policía de Appomattox, pequeña ciudad en el centro de Virginia, donde tuvo lugar el drama. El hombre, de 39 años, fue detenido y era interrogado por la policía a la espera de una inculpación, añadió.

Más de 100 policías buscaron a Speight desde el mediodía de ayer en la región de Appomattox, luego de que la oficina del sherif recibiera una llamada informando que un hombre yacía en la cuneta de una carretera. En total, se encontraron los cadáveres de ocho personas muertas por bala. Esta primera víctima murió en el hospital a consecuencia de severas heridas. La policía halló luego cuatro cuerpos cerca de una casa y "tres cuerpos en el interior de la residencia".

La policía sólo precisó que entre los muertos había tanto hombres como mujeres. Las autoridades creen que el sospechoso actuó solo aunque ignoran el motivo de la matanza. La prensa local informó que el hijo y la esposa del sospechoso están entre los fallecidos.

La policía logró acorralar al supuesto asesino en una zona boscosa al oeste de Appomattox. Ayer, el hombre no dudó en disparar contra un helicóptero policial que había llegado al lugar tras la denuncia telefónica, y que debió aterrizar porque el tanque de combustible fue alcanzado por una bala. La policía evacuó una casa de los alrededores por precaución y había pedido a los pobladores a dar información sobre dos vehículos que pertenecían al sospechoso.

Este tiroteo es el más grave en Estados Unidos desde el ocurrido en noviembre en la base militar de Fort Hood, Texas, donde murieron 13 personas y 42 resultaron heridas. Además, Virginia fue escenario el 16 de abril de 2007 del tiroteo más letal de la historia del país, cuando un estudiante mató a 32 personas en el campus de la universidad Virgnia Tech antes de suicidarse.