•   MIAMI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Iglesia Católica y líderes de la comunidad haitiana están impulsando un plan para que niños huérfanos en Haití sean recibidos en Miami por familiares u hogares sustitutos, como se hizo con los cubanos en los 60 en la Operación Pedro Pan.

La Arquidiócesis de Miami presentó al gobierno estadounidense un pedido para recibir niños huérfanos haitianos, ofreciendo hacerse cargo de planificar su llegada y coordinar los alojamientos con familiares u hogares que los reciban temporalmente. "Continuamos planificando, coordinando y anticipando el arribo de niños" declaró hoy Mary Ross Agosta, directora de Comunicación de la Arquidiócesis de Miami.

La Iglesia comenzó a contactar con familias haitianas y otros interesados en Miami en atender a los menores en custodia temporal, y recibió esta semana infinidad de pedidos de información sobre el plan. "El número de los que vienen es desconocido y la fecha en que llegarán también", señaló la portavoz, dejando entrever el avance en firme del proceso, aunque indicó que deben cumplirse en primera instancia los pasos formales y oficiales para permitir traer a los pequeños.

"Estamos esperando por los permisos necesarios de los gobiernos de Estados Unidos y de Haití", sostuvo Agosta. Si el gobierno haitiano permite la salida, las autoridades estadounidenses debería otorgar a los huélanos un visado humanitario.

Antes del terremoto, Haití ya contaba con la escalofriante cifra de 380.000 niños huérfanos, según el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas. A ellos se suman ahora miles que han perdido a sus padres en la tragedia del 12 de enero, que ya deja al menos 75.000 muertos.

En 1960, la famosa Operación Pedro Pan trajo de Cuba unos 14.000 niños no acompañados que fueron recibidos por familiares o temporalmente por hogares sustitutos en Miami y otras ciudades de Estados Unidos.

En una reunión el sábado con el vicepresidente estadounidense Joe Biden, en Little Haití, un barrio al norte de Miami, una decena de líderes de la comunidad haitiana pidieron por el avance de un plan similar al Pedro Pan. "Necesitamos de forma urgente un programa Pedro Pan para los huérfanos de Haití" pidió en nombre del grupo el sacerdote haitiano Jean-Marie Reginald a lo que Biden respondió que la Casa Blanca tiene "una enorme predisposición para dar respuesta a ello".

El Departamento de Niños y Familias de Florida está siguiendo de cerca la situación, y ofreció sumarse a la tarea de buscar hogares temporales para los niños en caso que sea necesario, señaló un funcionario. "Hay dos planes, uno privado, que ofreció la Iglesia Católica, y otro público que podría llevar a cabo el gobierno", indicó Hiran Ruiz, director del programa de refugiados en Florida. "Es el gobierno federal el que tiene la responsabilidad de tomar decisiones en estos casos, y hasta ahora la respuesta ha sido agilizar al máximo los trámites de adopción que ya estaban en proceso", señaló Ruiz.