elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un año después de que el presidente estadounidense Barack Obama firmara el decreto que ordenaba el cierre de Guantánamo en 12 meses, 50 detenidos podrían permanecer prisioneros indefinidamente, salvo que jueces civiles decidieran lo contrario.

El grupo de trabajo interministerial encargado de estudiar la situación individual de cada detenido en Guantánamo estableció una lista de unos 50 hombres considerados muy peligrosos como para ser liberados y contra quienes el gobierno no puede abrir un proceso por crímenes de guerra, reveló hoy el periódico The Washington Post.

Obama había advertido en mayo que algunos detenidos permanecerían en prisión ilimitada con un análisis periódico de su situación. El mandatario anunció a mediados de diciembre la compra de una prisión en Illinois para acogerlos. Pero después de una decisión de la Corte Suprema en junio de 2008, la determinación final de quién podría ser considerado como un "combatiente enemigo", es decir, que puede ser detenido en virtud de la ley de la guerra, depende de unos 15 jueces federales en Washington.

En un proceso civil llamado Habeas corpus, principio del derecho anglosajón, los prisioneros en Guantánamo pueden pedir a un juez independiente que verifique la legitimidad de su detención. En ausencia de reglas establecidas, los jueces tienen a cargo la definición de la noción de "combatiente enemigo", afirmaron hoy tres investigadores de la institución Brookings en Washington.

"La decisión del presidente Obama de no someter a votación una ley que autorice la detención ilimitada significa que, para bien o para mal, serán jueces quienes escribirán las reglas sobre la detención militar de sospechosos de terrorismo", explican Benjamin Wittes, Robert Chesney y Rabea Benjamin en un estudio sobre los 41 juicios en Habeas corpus realizados. Sin embargo, destacan, hasta el momento "algunos detenidos liberados por un juez habrían sido juzgados legalmente detenidos por otro".

Los "combatientes enemigos" ¿son miembros de Al Qaida o simplemente apoyaron a la red? Un simple "apoyo" ¿puede justificar la detención o tiene que ser "importante"? ¿El gobierno o el detenido debe probar que una declaración fue hecha bajo presión?

Según los investigadores, cada juez responde a su manera a todas estas preguntas. "El gobierno de Bush nos dio cuatro definiciones para 'combatiente enemigo', el gobierno de Obama otra, la mayoría de nosotros adoptó una definición, pero hay un juez renegado que toma otra definición", confirmó a mediados de diciembre durante una conferencia de prensa el juez federal Royce Lamberth, que coordina la acción de sus colegas.

La incoherencia que puedo reinar hasta hoy debería reducirse a medida que los casos sean tratados por apelación y eventualmente por la Corte Suprema, opinan los investigadores. Pero por ahora se observa que por más que los jueces hayan sido nombrados por un presidente demócrata o republicano, han masivamente declarado inocentes de todo acto terrorista a los detenidos. De 41 casos estudiados en total, solamente nueve detenidos permanecieron en prisión.