•  |
  •  |
  • END

CARACAS /AFP

Miles de partidarios y de opositores al gobierno del presidente Hugo Chávez se manifestaron este sábado en Caracas en apoyo “al comandante de la revolución” o en contra de “un régimen dictatorial”, en una nueva muestra de la polarizada situación política del país.

En el aniversario de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez (1948-58) que se conmemora este sábado, miles de chavistas y opositores engrosaron sus respectivas movilizaciones con la perspectiva de las cruciales elecciones legislativas, que tendrán lugar el próximo septiembre.

En un discurso ante miles de partidarios, Chávez pidió “lealtad absoluta” a sus seguidores y aseguró que “no habrá marcha atrás” en la profundización del socialismo en Venezuela.

“Aquí en las filas populares, revolucionarias, exijo máxima lealtad y unidad. Unidad, discusión libre y abierta, pero lealtad”, insistió.

Chávez reafirmó su objetivo de asegurar en los próximos comicios al menos los dos tercios de los diputados para la Asamblea Nacional (Parlamento) y mantener la actual mayoría legislativa. “Vamos a continuar profundizando el proyecto socialista”, aseguró.

Para los opositores, en cambio, este año será “el del cambio”. “El año 2010 es el año del cambio para toda Venezuela, es el año en que vamos a lograr que la impunidad sea vencida por la justicia, que el odio sea vencido por la unión”, arengó ante una multitud el dirigente opositor Julio Borges, presidente del partido Primero Justicia.

“Es el año en que votaremos para que la oscuridad sea vencida por la luz de la justicia”, añadió el dirigente.

Durante la concentración, los líderes políticos de la oposición criticaron las altas tasas de criminalidad en el país así como las restricciones en el consumo eléctrico, ordenadas por el gobierno para hacer frente a la crisis del sector energético.

Más temprano, durante las caminatas, el gobernador opositor del estado Zulia Pablo Pérez había criticado que Venezuela esté “dividida por la ideología”, mientras el dirigente Andrés Velásquez afirmó que la oposición “está construyendo unidad para ponerle fin a un régimen dictatorial”.

Chávez restó importancia a estas críticas y aseguró que el gobierno está dando “una batalla” por el progreso del país.

Desde primeras horas de la mañana los manifestantes confluyeron en distintos puntos de la capital para iniciar sus marchas hacia zonas opuestas de la ciudad donde se realizarían las concentraciones. Unos 5,600 policías resguardaban a los manifestantes.

Según encuestas de opinión la popularidad del presidente, que rozó el 60% en el primer trimestre de 2009, sería ahora inferior al 50%. Chávez está en el poder desde 1999.