•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela Hugo Chávez anunció hoy que el mecanismo de cooperación energética Petrocaribe condonará la deuda de Haití. "Vamos a condonar (la deuda). Elaboren los documentos respectivos y se condona la deuda", declaró Chávez en la clausura de una reunión de cancilleres de los países del ALBA en Caracas, que reaccionaron con aplausos ante este anuncio.

Petrocaribe, impulsado por Venezuela, establece un mecanismo de pagos preferenciales que favorece a los países miembros cuando el precio del barril es alto. Así, cuando el petróleo se sitúa por encima de 50 dólares por barril, se concede un plazo de hasta 25 años para pagar una parte importante de la deuda, a un interés del 1% anual, con dos años de gracia.

A través de este sistema, Haití, devastado por un terremoto el pasado 12 de enero, recibió en estos días 225.000 barriles de petróleo enviados a través de República Dominicana, confirmó Chávez.

Petrocaribe está conformado por Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, El Salvador, Grenada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía Surinam y Venezuela.

Según datos del Fondo Monetario Internacional, FMI, la deuda de Haití con Venezuela, su principal acreedor bilateral, asciende a 295 millones de dólares.

Cancilleres del Alba cuestionan presencia militar extranjera en Haití
Por su parte, los Ministros de Relaciones Exteriores del Alba aprobaron un plan "integral" de ayuda para el país más pobre del continente americano que abarca aspectos energéticos, educativos y sanitarios y mostraron su preocupación por la "excesiva presencia militar extranjera" en aquel país.

"Vamos a combinar el esfuerzo del Alba para ayudar a Haití", señaló el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, subrayando que la Alianza Bolivariana para los pueblos de América, Alba, ya estaba en Haití antes del devastador sismo del 12 de enero y va a permanecer allí. En el documento final aprobado tras la reunión iniciada ayer, se subraya el papel "central de coordinación, armonización y control de la gestión" de la ONU en esta situación de emergencia y se recalca que el pueblo y el gobierno haitianos deben ser los "protagonistas" de la reconstrucción.

El documento expresa además "su preocupación por la excesiva presencia de las fuerzas militares extranjeras en Haití, sin motivos que lo justifiquen y sin precisión sobre su autoridad, propósitos, competencias y tiempo de permanencia". Esto "amenaza con complicar más las condiciones en el terreno y la materialización de la cooperación internacional", agregó el texto.

Durante su reunión, los países del Alba acordaron que el recién creado banco del Alba cree el fondo humanitario para Haití, constituido con los aportes de los países miembros. Por otra parte, acordaron el "suministro de alimentos" para paliar la crisis y se comprometieron a reactivar los planes de producción de alimentos que ya se venían llevando a cabo en el país.

La reunión también hizo énfasis en la asistencia médica y se acordó enviar a Haití un contingente de médicos para que se sume a los 700 que ya envió Cuba.