•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente venezolano Hugo Chávez se enfrenta a una importante reorganización ministerial tras la dimisión de su vicepresidente y titular de Defensa, que coincide con protestas en las calles por la salida del aire de la televisora RCTV Internacional que dejaron un saldo de dos fallecidos.

Desde el domingo, las protestas por la salida del aire de esta emisora de televisión, cuya señal en abierto ya fue revocada por el gobierno en 2007 en medio de numerosas críticas y multitudinarias manifestaciones, se han repetido por el territorio nacional y sobre todo en Caracas.

Según fuentes oficiales, dos estudiantes fallecieron por disparos en Mérida, al oeste del país, durante estas protestas. Además, hubo varios heridos, daños materiales y enfrentamientos con las fuerzas del orden en otros puntos del país. Los estudiantes convocaron hoy a nuevas manifestaciones, que serán "disueltas" con "determinación" si tratan de "convertirlas en una protesta violenta", advirtió el ministro de Interior Tarek El Aissami.

RCTV Internacional y otras cinco pequeñas cadenas de televisión por cable fueron sacadas del aire por las operadoras del país el domingo por no haber difundido las dos últimas "cadenas" o mensajes a la nación del presidente Chávez, cuya emisión es obligatoria para todas las televisoras nacionales.

Según una reciente norma, RCTV no es una cadena internacional sino nacional y por tanto está sujeta a las leyes locales, es decir debe difundir estos mensajes, algo que no hizo la semana pasada. "Nosotros no estamos cerrando ningún canal, estamos aplicando la ley", afirmó el director del órgano rector de las telecomunicaciones, Conatel, Diosdado Cabello, quien advirtió a las operadoras de cable de que podrían sufrir sanciones si seguían difundiendo la señal de estas televisiones.

Aumenta crispación social
En un país totalmente partido en dos, este caso sólo echa más leña al fuego de la crispación social. Además, la salida del aire de RCTV Internacional provocó críticas y recelo fuera de Venezuela, donde todavía no se ha olvidado la no renovación de su concesión en señal abierta por parte del gobierno en 2007.

Para el Ejecutivo, la oposición está intentando provocar la desestabilización política del país y para sus detractores, Chávez y su equipo desean acallar a quien piensa diferente en el país.

Para el presidente del partido de oposición Un Nuevo Tiempo, Omar Barboza, el país "ha percibido que se trata de acallar a los medios para que no se transmita la verdad de lo que está pasando". "Hay suficientes canales y libertades para expresar sus ideas y sentimientos. Los venezolanos no merecemos que al sector estudiantil se le manipule para llegar hasta estas lamentables consecuencias", expresó por su parte el ministro de Educación Universitaria, Luis Acuña.

Paralelamente a estas protestas, ayer, el vicepresidente Ramón Carrizalez, que también era ministro de Defensa desde hacía un año, presentó su dimisión. Las razones de su renuncia "son estrictamente personales", según la nota oficial distribuida, aunque la prensa local publicó hoy que hubo "ciertas desavenencias" con el jefe de Estado.

Hasta este momento, Chávez no comunicó quién sustituirá a Carrizález en los dos cargos que ocupaba, para los que ya suenan con fuerza varios nombres. Para la vicepresidencia, los candidatos mejor situados serían el actual ministro de Exteriores, Nicolás Maduro, el viceministro para América Latina, Francisco Arias Cárdenas o el ministro de la Secretaría, Luis Reyes Reyes, según la prensa local.

El presidente venezolano ya realizó cambios importantes en su equipo de gobierno en estos días, en las carteras de Electricidad y de Economía. Estas modificaciones son cruciales puesto que se producen en medio de unas severas e impopulares restricciones eléctricas en todo el país que se extenderán varios meses.

Además, desde el punto de vista financiero, el país entró en recesión en 2009 y el equipo económico venezolano se enfrenta a una inflación récord (25,1% en 2009) que se verá agravada por la devaluación del bolívar, decretada a principios de enero.