elnuevodiario.com.ni
  •   BEIRUT  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El avión etíope que el lunes se estrelló en el mar tras despegar de Beirut con destino a Addis Abeba con 90 pasajeros a bordo se desvió por motivos desconocidos de la ruta indicada por la torre de control, manifestó el ministro de Transporte libanés, Ghazi Aridi.

El piloto confirmó "haber bien recibido instrucciones de ir en una dirección, pero el aparato se desvió. Cuando la torre de control intentó comunicarse con el avión se había perdido el contacto", declaró el martes el ministro libanés de Transporte, Ghazi Aridi.

Equipos de investigadores localizaron hoy las cajas negras del avión de la compañía Ethiopian Airlines que se estrelló el lunes con 90 personas a bordo frente a las costas de Líbano, afirmó un portavoz del ejército. "Las cajas negras fueron localizadas 10 km al oeste del aeropuerto, a 1.300 metros de profundidad", indicó el portavoz.

Los equipos de rescate buscaban en las aguas del Mediterráneo, frente a las costas libanesas, en la zona donde el lunes se estrelló el avión de la Ethiopian Airlines. Las cajas negras son indispensable para establecer las causas del accidente, en particular la razón por la cual la aeronave tomó una dirección contraria a la indicada por la torre de control.

Una parte del ala izquierda del avión fue recuperada ayer, anunció un comunicado de las fuerzas armadas libanesas. Veinticuatro horas después del accidente, prácticamente no quedaban esperanzas de encontrar sobrevivientes.

Por razones hasta ahora inexplicables, el avión se estrelló en el mar pocos minutos después de haber despegado del aeropuerto de Beirut. El Boeing 737 de Ethiopian Airlines, con 90 personas a bordo, había despegado a las 02h30 locales (00h30 GMT) en medio de una tormenta.

"Es muy difícil imaginar que haya sobrevivientes", precisó ayer un alto funcionario de los servicios de seguridad, señalando que hasta el momento se habían recuperaron 14 cuerpos, entre ellos los de dos niños. "La tormenta no puede ser la única explicación de esta catástrofe", afirmó por su parte el capitán Mohamed Humani, presidente del sindicato de pilotos de la compañía nacional libanesa Middle East Airlines, MEA. "Quizás el motor no le permitió ir en la dirección que quería o tuvo un problema hidráulico, pero no podemos lanzarnos en hipótesis antes de descubrir las cajas negras", agregó.

"El avión puede haber ingresado en una nube cumulonimbus", dijo por su parte el capitán Habib Karam, ex presidente del sindicato. "Si un piloto entra en ese tipo de nube, se terminó", agregó. Algunos testigos contaron que habían visto una bola de fuego hundirse en el mar. Las autoridades libanesas y la compañía etíope descartaron "cualquier acto de sabotaje" o "terrorista".

Estados Unidos anunció ayer que iba a enviar expertos para ayudar al gobierno libanés en la investigación sobre el accidente.