elnuevodiario.com.ni
  •   BUENOS AIRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La crisis institucional de Argentina daba signos de distensión hoy al instalarse una comisión del Congreso que analizará el caso del titular del Banco Central, Martín Redrado, cuya remoción generó fuertes disputas entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Una comisión bicameral del Parlamento comenzó a discutir la remoción de Redrado, decidida por decreto por la presidenta Cristina Kirchner, quien debió recurrir a la consulta legislativa para aplacar una crisis institucional. La comisión especial bicameral se formó con tres miembros que deberán emitir un consejo al gobierno sobre la situación de Redrado, aunque la opinión de ese organismo no es vinculante para el Ejecutivo.

"Hemos acordado darle profundidad a la discusión, pero con celeridad en el tratamiento", manifestó el representante oficialista Gustavo Marconato. El ministro de Economía, Amado Boudou, compareció durante tres horas ante la comisión, pero no dio detalles amparándose en el carácter reservado de la reunión, aunque volvió a criticar a Redrado porque "está atornillado a su silla". El gobierno desea un rápido pronunciamiento de la comisión para dar por superada la crisis que se generó alrededor de la destitución de Redrado.

Redrado, quien comparecerá ante el organismo mañana, fue despedido por decreto por Kirchner el 7 de enero tras negarse a transferir reservas del Banco Central para formar un fondo por 6.569 millones de dólares destinado al pago de parte de la deuda de 2010.

Expectativas sobre posición de vicepresidente argentino
La heterogénea oposición, que despojó al gobernante peronismo de la mayoría absoluta en el Congreso, logró que el gobierno vuelva sobre sus pasos y cite a la comisión bicameral, un trámite obligatorio para decidir la remoción de un titular de la autoridad monetaria. Las expectativas están centradas además en la actitud que asumirá el vicepresidente de la Nación y presidente del Senado, Julio Cobos, titular de la bicameral, quien está abiertamente enfrentado con Kirchner desde que en 2008 votó en contra del gobierno en un severo conflicto con las patronales rurales.

El gobierno lanzó la semana pasada una fuerte ofensiva contra Cobos, a quien acusó de haber pasado a la oposición. Kirchner incluso suspendió un viaje a China, previsto para esta semana, debido a que debe delegarle la presidencia en forma provisoria y temía que durante su ausencia Cobos pudiera adoptar medidas opuestas a la estrategia gubernamental.

Redrado, designado en 2004 por el entonces presidente Néstor Kirchner y esposo de la mandataria, resistió la destitución en la justicia, donde logró un amparo que lo restituyó en su función, aunque un ambiguo fallo en segunda instancia, según los juristas, no lo confirmó en el cargo. A partir de esta sentencia, la policía le impidió el domingo ingresar a su despacho del Banco Central y el vicepresidente de la institución, Miguel Pesce, tomó las riendas del organismo.

Redrado, conocido como 'golden boy' en los años 90 durante el apogeo neoliberal, añadió ayer un condimento de tensión al amenazar con difundir una lista con "personas del poder que compraron dólares". El Ejecutivo respondió con una denuncia judicial contra el titular de la autoridad monetaria por el presunto delito de encubrimiento.

El gobierno esperaba que la creación del fondo rechazado por Redrado generara mayor certidumbre cuando se dispone a presentar un plan para reestructurar la deuda que aún está en default desde 2001, por unos 20.000 millones de dólares. En 2005, Argentina logró una adhesión de 76% por la deuda en default, el mayor de la historia por 90.000 millones de dólares.