•   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos monárquicos, acusados de haber tratado de derrocar la República islámica de Irán, fueron ahorcados este jueves en las primeras ejecuciones de opositores desde el comienzo de la crisis provocada por la cuestionada reelección en junio del presidente Mahmud Ahmadinejad.

Los dos opositores, acusados de ser "mohareb" (enemigos de Dios) según el comunicado oficial que anunció su ejecución, habían sido condenados a muerte en octubre pasado, en el marco de una serie de procesos de opositores y de manifestantes detenidos durante los disturbios consecutivos a la elección presidencial.

La Casa Blanca "condenó firmemente" las "injustas" ejecuciones. "Matar a presos políticos que ejercen sus derechos universales no aportará a la República Islámica el respeto y la legitimidad que busca. Esto sólo servirá a aislar más al gobierno iraní del mundo y de su pueblo", declaró un portavoz, Bill Burton.

Los dos hombres ejecutados hoy, después de que su apelación fuera rechazada, fueron identificados como Mohammed Reza Ali Zammani y Aresh Rahmanipur. En el momento de su condena, el 10 de octubre, Mohammed Reza Ali Zammani fue presentado por la oposición como miembro del movimiento monárquico de la Asamblea del Reino de Irán. Amnistía Internacional había intervenido en su favor.

Aresh Rahmanipur, identificado sólo por sus iniciales A.R al ser condenado en la misma fecha, fue acusado de pertenecer al mismo grupo monárquico, manifestó su abogada. La abogada, Nasrin Sotudeh, afirmó que Rahmanipur fue detenido dos meses antes de la elección presidencial y los disturbios que se produjeron después, y que fue "obligado a hacer confesiones a causa de amenazas contra su familia".

Por otra parte, el comunicado del fiscal de Teherán dando cuenta de la ejecución reveló que otros nueve opositores habían sido condenados a muerte y esperaban una decisión de la corte de apelaciones. Hasta ahora, sólo cinco condenas a muerte habían sido anunciadas por las autoridades en los procesos consecutivos a las manifestaciones de junio.

Los dos opositores ejecutados hoy y los otros nueve condenados están acusados de ser "mohareb", de haber tratado de derrocar el régimen de la República Islámica y de pertenecer al movimiento antirrevolucionario armado de las Asamblea del Reino de Irán y al movimiento terrorista de los "monafeghin" ("hipócritas", nombre dado a los miembros de la Organización de los Muyahidines del Pueblo, MKO/OMPI, principal movimiento de la oposición armada, que opera en el exilio), según el comunicado.

Más de 4.000 manifestantes y opositores, según cifras oficiales, fueron detenidos durante y después de las grandes manifestaciones contra el gobierno que siguieron a la reelección de Ahmadinejad y dejaron 36 muertos, según las autoridades, y 72 según la oposición. Buena parte de ellos fueron liberados pero al menos unos 140 fueron juzgados, y a veces condenados a duras penas de prisión.

Cientos de opositores fueron detenidos desde mediados del año pasado, durante varias manifestaciones antigubernamentales que fueron duramente reprimidas. Más de mil manifestantes, según cifras oficiales, fueron detenidos durante los disturbios del Ashura el 27 de diciembre, que dejaron 8 muertos y cientos de heridos en todo Irán.