•   KABUL  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente afgano Hamid Karzai insistió hoy en su llamamiento a la reconciliación con los talibanes, pidiéndoles que renuncien a la violencia, una propuesta rechazada en varias ocasiones por los insurgentes islamistas.

"Nosotros, como afganos, hagamos cuanto podamos para aportar paz y seguridad a Afganistán", declaró durante una conferencia de prensa en Kabul. También anunció la "próxima" celebración de una jirga, una asamblea tribal tradicional afgana, para la puesta en marcha de su plan de "reconciliación".

Karzai sumó el jueves a casi 70 países, que participaban en Londres a una conferencia sobre el futuro de su país, a su estrategia de la "mano tendida" a los insurgentes arrepentidos, apostando por que algunos depondrían las armas a cambio de dinero y de un empleo. "Tenemos que tender la mano a todos nuestros compatriotas, en particular a nuestros hermanos desengañados que no son miembros de Al Qaida ni de otra organización terrorista", defendió Karzai.

El mando talibán ya había desestimado la oferta, alegando que no habría negociación mientras las "fuerzas de invasión" no se hubieran ido del país.