elnuevodiario.com.ni
  •   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Iglesia Católica advirtió que la economía cubana corre el riesgo de colapso y pidió reformas al gobierno de Raúl Castro, quien para enfrentar la crisis impulsa un plan de ajuste, sustitución de importaciones y aumento de la eficiencia y la producción.

"La situación económica de Cuba se ha tornado bastante complicada y con visos de caer en picada (...) se ve ahora enfrentada, debido a sus desequilibrios internos, y atenazada por la difícil situación mundial, a un entorno muy preocupante", según la nueva edición de la revista "Palabra Nueva" de la Arquidiócesis de La Habana, encabezada por el cardenal Jaime Ortega, que se distribuye a fines de enero.

La política del Gobierno "ha estado marcada por una falta de definición tanto de perspectiva como de medios, secuestrada por la recentralización ideológica que quiere mantener a toda costa un orden de cosas que ahoga al país". "Ahora, enfrentado a la severa crisis mundial, parece hacer aguas y sólo tiene como arsenal de respuesta las afirmaciones utópicas y el reajuste vía reducción fuerte de gastos que puede llevar a un colapso socioeconómico", según el artículo, del sacerdote y máster en Ciencias Económicas, Boris Moreno.

Tras un crecimiento económico de 1,4% en 2009 -de 6% previsto-, el gobierno admitió una grave crisis de liquidez y proyectó un discreto 1,9% para 2010, con medidas de ahorro, recorte de gasto social, y priorización a las inversiones en sectores que generan divisas.

La revista católica, crítica a menudo con el gobierno, sugirió como medidas de "mínimo acceso" la promoción de la pequeña y mediana empresa, seguridad para la inversión extranjera, que el gobierno permita a los ciudadanos "opinar sin que "implique represalias", promover las exportaciones, unificación de la moneda, una reforma empresarial y entrada de capitales. Pero a juicio de Moreno "no se vislumbra ninguna señal" de los cambios que anunció Raúl Castro tras relevar a su hermano Fidel hace más de tres años y "la desesperanza" y la crisis podrían "romper la frágil cohesión social".

Raúl Castro, de 78 años, dice tener conciencia de las esperanzas de los cubanos sobre cambios profundos y rápidos, pero advirtió recientemente que "no puede haber espacio a los riesgos de la improvisación y el apresuramiento", para preservar el modelo socialista.

El gobierno pide a los cubanos trabajo, disciplina y realismo. "Necesitamos ser exactos, racionales en todos nuestros gastos (...) si no lo hacemos así y empezamos a pedir más y más, llega un momento que no hay más", dijo el domingo el vicepresidente José Ramón Machado.

La situación que enfrenta la economía cubana (95% en manos del Estado) obedece al arrastre de ineficiencias internas, burocracia y corrupción, a la crisis internacional, las secuelas de tres huracanes en 2008 y el embargo de Estados Unidos, señalan las autoridades.

Pese a que el gobierno busca impulsar la eficiencia con el pago por rendimiento laboral, la productividad decreció 1,1% en 2009. Persiste la burocracia, los robos al Estado para nutrir el mercado negro y el desestímulo porque el salario medio es de 20 dólares al mes, en una sociedad habituada al paternalismo estatal, con salud y educación gratis, y servicios subsidiados. "Los llamados a trabajar duro y con eficiencia no lograrán cambiar la situación. Las condiciones socioeconómicas de un país no cambian por los discursos o por decretos", destacó Palabra Nueva.

El gobierno dice tener claro que la prioridad es garantizar la alimentación, por lo que continuará la entrega de tierras ociosas y comenzó en algunas provincias a autorizar pequeñas ventas de productos agrícolas.