• CARACAS |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente venezolano Hugo Chávez, que celebró hoy el undécimo aniversario de su investidura, anunció que está dispuesto a gobernar once años más "si el pueblo lo quiere" y previó además que su revolución bolivariana va a perdurar al menos 900 años.

"Tengo 55 años y 11 años de presidente. En los próximos 11 años, prometo cuidarme un poco más y si ustedes lo quieren, dentro de 11 años tendré 66 años, Dios mediante, 22 de presidente", declaró Chávez ante miembros de su gobierno y centenares de asistentes que estallaron en aplausos y vítores en un teatro de Caracas. "Y en los otros 11 años que vienen después ya no quiero ni pensar porque tendré 77 años y 33 de presidente. Sería como demasiado tiempo, ¿no les parece?", preguntó el jefe de Estado, obteniendo un sonoro "¡No!" de los asistentes.

"Oligarcas no volverán"
Chávez, que terminará su segundo mandato en 2012, ya anunció que prevé ser candidato para un tercero, después de que una enmienda a la Constitución le abriera en febrero de 2009 las puertas para optar a un nuevo periodo. Al mismo tiempo, el jefe de Estado aseguró que la llamada revolución bolivariana que él lidera "llegó para gobernar 900 años", para "desquitarse" de los 90 años del siglo XX en los que según Chávez gobernaron "los oligarcas" apoyados por el "imperio yanqui".

"Novecientos años les faltan. Burgueses, sigan resistiendo que les faltan 900 años nada más. Más nunca volverán los oligarcas a gobernar a Venezuela, más nunca volverán los yanquis a gobernar a Venezuela", aseguró. "Es una niña aún nuestra revolución", insistió el líder venezolano.

Según los cálculos de Chávez, pasaron "90 años de coloniaje" desde el inicio de la dictadura de Juan Vicente Gómez en 1908 y hasta el día de su elección como presidente en 1998. Para seguir adelante con su proyecto, el mandatario venezolano consideró de nuevo esencial ganar la mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas del 26 de septiembre.

Chávez vislumbra mayoría aplastante en la Asamblea Nacional
"Vamos a ganar la Asamblea Nacional el 26 de septiembre con mayoría aplastante. Vamos a derrotar a los golpistas, a los fascistas en la calle", manifestó Chávez, refiriéndose a la oposición venezolana, que según él intenta sacarlo del poder. En este momento, el oficialismo posee una mayoría parlamentaria abrumadora debido a que los detractores del gobierno boicotearon los comicios de 2005.

"¿Qué estaría pasando hoy en Venezuela si no hubiese llegado el gobierno bolivariano? Creo que no quedarían ni vestigios de la patria bolivariana. Estaría toda privatizada, aquí estaríamos hablando inglés todos", consideró Chávez, que llevó a cabo desde 2007 una intensa política de nacionalizaciones de sectores estratégicos de la economía.

Según el jefe de Estado sin la revolución bolivariana la economía estaría "engullida por los poderes internacionales", la agricultura local habría sido "borrada del mapa" y Venezuela formaría parte de la extinta Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA). "Estaríamos produciendo seis millones de barriles de petróleo al día y el precio del crudo estaría entre 15 o 20 dólares el barril. Venezuela sería más esclava que nunca antes jamás del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el imperio yanqui", citó. "En 11 años, Venezuela ha venido constituyéndose en república libre. Nuestro pueblo además reconstruyó su soberanía (...) Somos 100% soberanos", celebró el mandatario. "En Venezuela resucitó el proyecto socialista, el proyecto de Cristo liberador", concluyó.