•   WASHINGTON /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Las oficinas del gobierno federal de Estados Unidos permanecían cerradas ayer martes, mientras el noreste del país se preparaba para otra ola de nieve, tras una histórica tormenta que paralizó Washington y alrededores.

El centro de meteorología nacional (NWS, por sus siglas en inglés) anunció nieve abundante “en los próximos días” en una gran parte del noreste de Estados Unidos.

Se prevé que la nieve afecte desde Grandes Lagos hasta el centro de los Apalaches, y desde la región de Nueva-Inglaterra hasta la región de Washington.

Varias rutas están intransitables en Washington y sus alrededores. Muchas casas siguen sin electricidad desde el sábado --algunas desde el viernes-- y las escuelas tienen previsto seguir cerradas durante toda la semana.

Las próximas nevadas pueden levantar capas entre 25 y 50 centímetros de espesor. Las del fin de semana pasado llegaron a alcanzar un metro.

Si estas precipitaciones se confirman, el invierno 2009-2010 será el más nevado desde que existen las previsiones meteorológicas, dice la NWS.

Mientras que la mayor parte de los 230,000 funcionarios del gobierno federal cerraron sus oficinas, las máquinas continuaban haciendo lo posible el martes para desbloquear las vías antes de que empiece a nevar de nuevo.

La nevada se esperaba para la tarde en Washington y para la noche en Nueva York.

Barrios aislados

El Washington Post informó que en algunos barrios que han quedado aislados durante varios días, los habitantes aplauden cuando pasan las máquinas y manifiestan su solidaridad con los equipos de limpieza, muchas veces agotados, llevándoles comida y bebida.

Las ciudades de Washington, Virginia y Maryland declararon estado de emergencia, lo que los autoriza para llamar a militares reservistas de la Guardia Nacional.

Vuelos atrasados

Los aeropuertos de la región, que cerraron sus puertas durante la tormenta de nieve del fin de semana, preveían nuevos retrasos y anulaciones de vuelos.

“Se aconseja a los pasajeros verificar en las compañías aéreas que su vuelo se mantiene antes de ir al aeropuerto”, recordó a la AFP, Mark Treadaway, de la autoridad de aeropuertos de Washington.

Las compañías de electricidad admitieron que, aunque no se aproximara ninguna tormenta de nieve, faltarían todavía varios días para restablecer la energía en varias casas que quedaron a oscuras desde el fin de semana a causa de la caída de árboles sobre cables eléctricos.

Para que mejore el ánimo de los habitantes que pasan sus noches en la oficina o en restaurantes con calefacción, y riñen en los supermercados para quedarse con la última botella de leche, el Washington Post propuso este martes organizar en la capital estadounidense juegos olímpicos de invierno pero con pruebas nuevas.

Entre ellas, “el biatlón con la pala de nieve”, una prueba “de fuerza y agilidad en la cual los competidores deben limpiar 60 centímetros de nieve de una carretera, y luego subirse al montón de nieve que se obtuvo de la limpieza y sacar otros 60 centímetros de nieve del techo de un vehículo”.

El “triatlón de la pala de nieve”, es la continuación de la prueba precedente luego de “la llegada de 30 centímetros de nieve adicional”.