•   QUITO /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, agradeció a su homólogo de Colombia, Álvaro Uribe, por visitar Quito ayer martes tras la reanudación de las relaciones diplomáticas en noviembre último, luego de 20 meses de ruptura.

“Agradecemos la visita del señor presidente Uribe”, expresó Correa a la prensa al finalizar una cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), donde fue notoria la ausencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la cual se definió la ayuda de la región para Haití tras el terremoto del 12 de enero.

Agregó que “nos alegra mucho seguir reconstruyendo esas relaciones fraternales que hemos tenido entre Ecuador y Colombia”.

Los nexos fueron restablecidos a nivel de encargados de negocios el 13 de noviembre después de que Quito los rompiera a raíz del ataque militar colombiano contra un campamento clandestino de la guerrilla de las FARC en territorio ecuatoriano el 1 de marzo de 2008.

Ese bombardeo, en el que murieron 25 personas --incluido el jefe rebelde Raúl Reyes--, fue rechazado por la OEA al ser considerado como una violación de la soberanía de Ecuador.

Uribe también agradeció a Correa por convocar la cumbre de la Unasur y “por la hospitalidad”, añadiendo que “he sentido mucho afecto por esta hermandad con Ecuador, hermandad histórica, irrompible. Por eso quiero expresar nuestra gratitud al gobierno y todo el afecto a los hermanos ecuatorianos”.

Señaló que “estamos siempre en el proceso de avanzar en el diálogo” para reanudar totalmente los vínculos.

Correa anotó a su vez que “viendo hacia el futuro, es claro que lo que más conviene a los dos pueblos (...) es tratar de normalizar lo más rápidamente posible las relaciones”.

Destacó que “se han dado pasos muy importantes, ya tenemos encargados de negocios, y en ese sentido es muy positiva la visita del presidente Uribe”.

Un centenar de activistas de derechos humanos de Ecuador protestó de manera pacífica contra la presencia en Quito del mandatario colombiano, quien debió ingresar por la cochera al Palacio de Carondelet, sede del gobierno nacional.

300 millones de dólares para Haití

Hay que destacar que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) acordó en Quito crear un fondo de hasta 100 millones de dólares y pedir al BID un crédito por 200 millones para Haití, país que según el organismo debe liderar su reconstrucción tras el sismo del 12 de enero.

El mecanismo, que celebró una cumbre extraordinaria con la participación del presidente de Haití, René Preval, coordinó acciones para canalizar la ayuda e impulsar la reconstrucción mediante un plan conjunto con el gobierno haitiano.

Tras la reunión, Preval le bajó el tono a la polémica por el despliegue de unos 20,000 soldados de Estados Unidos luego del terremoto, indicando que hay intereses mutuos derivados de la migración, y que la presencia militar involucra a otras naciones.

Los doce miembros de la Unasur acordaron crear un fondo de unos 100 millones de dólares para financiar obras en los sectores vial, agrícola y de la salud --planteados por Preval como prioritarios-- con aportes que dependerán del Producto Interno Bruto (PIB) de cada país.

También solicitarán al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un préstamo por hasta 200 millones de dólares a largo plazo y con el menor interés, el cual será “garantizado y asumido” por la Unasur, según la declaración final.

Los países sudamericanos, que tomaron esas decisiones acogiendo una propuesta del presidente peruano, Alan García, subrayaron que el proceso de reconstrucción debe ser liderado por el gobierno haitiano.